Maragall dice que Cataluñaa se metió "en un lío" con el Estatut y que se debe repetir el referéndum si el TC lo cambia

Actualizado 19/09/2007 15:27:27 CET

Advierte que si PP y PSOE siguen compitiendo en españolidad, partes enteras de España no se verán reflejadas en las generales

BARCELONA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall advirtió hoy que si la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) modifica el Estatut los ciudadanos catalanes que participaron en el referéndum podrían pedir una repetición porque "lo que votaron no es lo que quedó establecido".

Durante unas jornadas sobre reformas estatutarias en el Parlament, Maragall volvió a cuestionar el proceso de reforma del Estatut: "Nos hemos metido en un lío, reconozcámoslo", pidió el ex presidente, que insistió en que con estas posibilidades abiertas --pendientes de la resolución del TC-- "hay un problema".

En este sentido, indicó que "no sería bueno" que se sospechase que el Gobierno o la opinión pública han podido influir en la decisión del Alto Tribunal sobre el Estatut.

Se refirió también a los "próximos cambios" en el TC, de los que dijo que sobre ellos "recaen temores y sospechas que no deberían producirse en buena ley".

El ex presidente catalán participó en las XIV de la Asociación Española de Letrados de Parlamentos, que tienen lugar hasta el viernes en el Parlament de Catalunya y giran en torno a las reformas estatutarias y la articulación territorial del Estado.

Maragall, que pronunció una conferencia titulada 'La articulación territorial de España', repasó el proceso de aprobación del Estatut y consideró que "algunas transferencias que finalmente no se recogieron en el texto, como el aeropuerto y los paradores nacionales, acabarán siendo transferidas".

Eso demuestra, dijo, que es "mucho más importante la garra y la ambición de los gobiernos y la sociedad civil que las grandes leyes". Aun así, opinó que, "por supuesto, la Constitución algún día tendrá que sufrir cambios" sobre la denominación de las autonomías o la pertenencia a Europa. "Esas y otras cosas deben ser ya abordadas", señaló.

"CONCURSO DE ESPAÑOLIDAD" DE PP Y PSOE.

Maragall quiso alertar también al PP y al PSOE de que si continúan con su "concurso de españolidad", partes enteras de España, en referencia a Cataluña, País Vasco y Galicia, y "segmentos" de población de las Islas Baleares, Comunidad Valenciana y Navarra "no se verán reflejadas" en las próximas elecciones.

"Vayámonos despidiendo del bipartidismo imperfecto", subrayó Maragall, que aseguró que, en ese caso, el país sería "infeliz" y sólo quedaría el "europeísmo como la última solución sensata".

El ex president aludió también a otras comunidades. Respecto al País Vasco, señaló que la propuesta del aún presidente del PNV, José Jon Imaz, de "no imponer y no impedir", pactando un Estatuto con los socialistas vascos, "evitaría el 'via crucis'" que está sufriendo Catalunya. Lamentó que esta idea "hábil" de Imaz no esté siendo aceptada por la mayoría gobernante.

A FAVOR DEL PACTAR CON NA-BAI

En el caso de Navarra, se volvió a quejar de que el PSOE haya "perdido el sentido de la oportunidad y equilibrio político", equilibrio que definió como "difícil pero apasionante", al no permitir a sus dirigentes que gobernaran con Na-Bai.

A pesar de todas las dificultades, Maragall concluyó afirmando que Catalunya y el País Vasco van a ser "naciones europeas sin romper el Estado", al igual que Escocia, Flandes o Baviera. Si Europa es "capaz de digerirlo", dijo, estará en "mejores condiciones que nunca para jugar en el mundo un papel relevante".

JORNADAS.

Antes que Maragall, el presidente del Parlament, Ernest Benach, inauguró las jornadas poniendo de manifiesto que un nuevo Estatut en Catalunya era necesario pues "no puede dar respuesta a los retos de 2007 con un instrumento redactado atendiendo las preocupaciones de hace 30 años". Consideró, además, que esta reflexión también es "válida para la Constitución en algunos de sus aspectos".

Benach abogó por "centrar el debate en lo que dice" el texto y para que el "centro del esfuerzo sea su despliegue", a pesar de que sigue "abierto" el debate sobre si el Estatut ha servido como un nuevo marco "estable" que reduce los conflictos con el Estado.

También intervino hoy en estas jornadas el director del Institut d'Estudis Autonòmics, Carles Viver Pi-Sunyer, que defendió la constitucionalidad del Estatut y aseguró que el sistema político español es "suficientemente fuerte" para poder asumir que cada 30 años las autonomías puedan impulsar reformas.

Entre los asistentes a las jornadas se encontraban representantes de diversos parlamentos autónomos, como el presidente de la Asamblea de Extremadura, Juan Ramon Ferreira.

En la segunda de mañana sesión participarán como ponentes el letrado de las Cortes de Aragón José Tudela, el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada Francisco Balaguer y el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela Roberto Blanco.

El viernes lo hará el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Caamaño, y varios diputados en el Congreso y en el Parlament de Catalunya. Concretamente, intervendrán en una mesa redonda el diputado del PSOE en el Congreso Ramón Jáuregui, la popular Soraya Sáenz de Santamaría y el nacionalista vasco Aitor Esteban, así como el diputado de CiU en el Parlament Francesc Homs, el portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao, y el portavoz de ICV-EUiA, Jaume Bosch.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies