Maragall hace un llamamiento a ERC y PP a integrarse en el consenso tras el 'sí' al Estatut

Actualizado 19/06/2006 1:30:10 CET

BARCELONA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, proclamó hoy el fin del "victimismo" en Catalunya con la aprobación en referéndum del nuevo Estatut y afirmó que, a partir de ahora, "lo que se amos y hagamos dependerá de nosotros mismos más que nunca". El presidente de la Generalitat aseguró que "el país ha ganado, todos han ganado", se apoyara o no el Estatut e hizo un llamamiento a ERC y PP para que se integren al consenso y se alejen de la "práctica irritada de la política".

Maragall compareció ante los medios de comunicación en la sala Torres Garcia del Palau de la Generalitat mientras en el Pati dels Tarongers lo seguían por televisión el medio millar de invitados a la recepción organizada con motivo del referéndum del Estatut. El presidente aceptó un par de preguntas, la primera de ellas sobre su futuro político, y que, como es norma desde hace semanas, rehusó contestar recordando que "no es el tema de hoy".

No obstante, sí destacó que el Estatut es "bueno para todos en cualquier escenario" y comprometió "todo su esfuerzo" en el despliegue de la nueva norma estatutaria. Así, aseguró que "en poco tiempo" se comenzará a percibir la potencialidad del nuevo Estatut. Maragall recordó que cuando asumió la presidencia de la Generalitat pidió "paciencia, tenacidad y determinación a raudales" y esgrimió su "compromiso personal" de perseverar pese a que "las dificultades nos podían hacer desfallecer".

Su objetivo siempre ha sido, insistió, "mejorar el Estatut y hacerlo más allá de intereses partidistas legítimos", convencido de que "hay causas nobles que exigen de todos altura de miras y ambición de país". En este sentido, reafirmó su determinación por "una Catalunya posible, la Catalunya del Progreso y el 'sí' exigente" que, aseguró, "está bien viva".

El presidente catalán consideró la victoria del 'sí' de "rotunda e inapelable" y dio las gracias al pueblo de Catalunya por la "lección de civismo y madurez democrática" que ha supuesto esta jornada. "Catalunya ha hablado claro. Ahora todos tenemos que estar a la altura de lo que ha dicho", dijo Maragall, subrayando que los catalanes "han escrito una página de nuestra historia expresándose con libertad". "Hemos ganado el reto que nos habíamos puesto como país", añadió y recordó que "los votos negativos no pasan de una quinta parte de los votantes. El país ha ganado. Todos han ganado, los que han votado una cosa y la otra".

Maragall asumió el papel de "presidente de todos los catalanes" para reconocer la "legítima contribución democrática de los que no han votado 'sí', de los que querían más, también de los del otro extremo", en referencia a ERC y PP, e invitó a unos y otros a "integrarse en el consenso y alejarse de la práctica irritada de la política que nunca debería practicarse". Según Maragall, hoy es "un día para celebrar lo que nos une a todos" y a todos pidió que "estén a la altura".

MENSAJE A ESPAÑA Y LA JEC

También hubo mensaje para la Junta Electoral Central (JEC) y tras admitir que "como demócratas nos habría gustado una participación más alta", lamentó las "difícilmente comprensibles objeciones judiciales a las que hemos tenido que enfrentarnos desde el gobierno".

Pese a todo, Maragall apostó por trabajar con "determinación para encarar el futuro colectivo". "Podemos afirmar que en Catalunya se ha acabado el victimismo. No puede haber". "Lo que seamos y hagamos dependerá de nosotros mismos más que nunca. Tenemos el mejor Estatut que hemos tenido nunca. De ahora en adelante nos esperan todas las oportunidades que como país nos hemos ganado. El futuro de Catalunya no había sido nunca tan esperanzador como es ahora ni tan prometedor", concluyó.

Maragall lanzó asimismo un mensaje en castellano para el "resto de España" a quien explicó que Catalunya "inicia una etapa de su autogobierno, que será larga y positiva. Catalunya se sentirá más cómoda y mejor comprendida por la España plural que avanza", concluyó.