Maragall pide cambiar el art. 2 de la Constitución para distinguir 'naciones', que enmarca en las reformas de Zapatero

Actualizado 25/01/2006 13:20:49 CET

Considera indiferente que 'nación' esté en el preámbulo o en el articulado del Estatut "porque los efectos son los mismos"

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, consideró hoy que es necesario cambiar el artículo 2 de la Constitución para distinguir entre "nacionalidades históricas, que probablemente vamos a llamar naciones" y el resto de comunidades. Maragall dijo también que es indiferente que el término 'nación' vaya en el preámbulo o en el articulado del Estatut porque los efectos "son los mismos".

Explicó en los 'Desayunos de TVE', que no hay discrepancias entre el tripartito y el Ejecutivo sobre este asunto y que todo responde "a una misma preocupación". "El Presidente del Gobierno y el presidente del Consejo de Estado están proponiendo cuatro reformas de la Constitución y una de ellas es esta, para distinguir entre las nacionalidades históricas, que probablemente vamos a llamar naciones, y el resto de las comunidades", apuntó.

Recordó que, cuando se redactó la Carta Magna, comunidades que no existían previamente, ni fueron autonomías, "se autoproclamaron nacionalidades, como era el caso Aragón, Baleares y Valencia, y como es el caso de Canarias y posiblemente Andalucía en el futuro, y todos dijimos que sí". Sin embargo, subrayó que "no reparamos en que de ese modo se estaba perdiendo una dualidad necesaria, que era la distinción entre aquellas nacionalidades que históricamente habían existido como tales, que tenían lengua y derecho propio, y las que no".

Dicho esto, admitió que la reforma de este artículo presenta problemas porque "sabemos que el PP no quiere tocarlo. Ahí tenemos un problema y quizás sea necesario esperar un poquito más y, lo que nos habíamos propuesto como posible en este periodo legislativo, pues no lo va a ser porque el PP está todavía en el trance de hacer su propio 'aggiornamento', y espero que lo hará pronto y será posible abordar los cambios constitucionales previstos y uno es este", remachó.

'NACIÓN' NO GENERA DERECHOS DEFENDIBLES EN TRIBUNALES

Subrayó también que la diferencia entre que el término 'nación' esté en el preámbulo o en el articulado del Estatut es 'nula' porque los efectos son "exactamente los mismos", ya que el concepto nación "no genera ningún derecho defendible delante de un tribunal".

"Es una declaración de una realidad y esa proclamación se puede hacer en el articulado o en el preámbulo y los efectos que tiene son exactamente los mismos", apuntó Maragall y añadió que fue CiU quien, "hace un mes" planteó como exigencia "decisiva" que 'nación' apareciera en el articulado "a mi modo de ver sin ningún efecto práctico y eso obligó a los demás partidos a decirlo porque no queremos ser menos". Según Maragall, esto pone de relieve que CiU, "que ha pactado durante ocho años con el PP", ha tratado de intervenir a última hora y aparecer como decisivo cuando en realidad no lo ha sido para nada".

Maragall confía en que Ezquerra se sume al acuerdo. "Quiero contar con ellos, quiero seguir contando con ellos, han sido leales, y no sólo de la gobernación catalana sino de la mayoría parlamentaria española", dijo y recalcó que CiU se suma a esta mayoría que existía pero que ERC "ha estado siempre en esa mayoría, de manera que no sería justo ni positivo que esto no se reconociera".

Aclaró que Artur Más no tiene "nada que decir" en asuntos que conciernen al tripartito, en alusión a la declaración del líder de CiU de que si ERC no apoya el estatut estaría en peligro el gobierno catalán. "Quienes tienen que decir algo serán el señor Carod y ERC, ya lo han dicho, van a continuar en el gobierno", remarcó al tiempo que señaló que "es importante que se haga un esfuerzo significativo para que puedan seguir estando en el tripartito y en la mayoría parlamentaria española".

En este punto recordó que CiU estuvo en los ocho años anteriores en alianza con el PP, mientras que sólo respaldó a los gobiernos socialistas en el último tramo de su mandato, entre 1993 y 1996. Aseguró no estar "celoso", porque su aportación ha sido "decisiva". "Pagábamos y hemos pagado porque esa incorporación se produjese y se produce de modo que no modifica nada más que el hecho de que están pues santo y bueno", concluyó.

"RAJOY TIENE PROBLEMAS"

En cuanto al referéndum anunciado por Mariano Rajoy sobre el Estatut, Maragall indicó que "Rajoy tiene problemas y deseo que los supere" y confió en que venza en el PP "aquella parte que tiende a una modificación de esta línea estratégica".

En este sentido, cree que con la actitud de Piqué "se abre una puerta", aunque no lo ve "sencillo". "Seria enormemente positivo que se abriera esa posibilidad, si no un sí rotundo, una actitud de más respeto a la voluntad mayoritaria de Cataluña y del pueblo español". Así, aseguró que vería "con buenos ojos" cambios en el PP para que se pudiera reformar la parte del pacto del Tinell que excluye acuerdos con los 'populares'. "Creo que Piqué lo está intentado en un momento trascendente. Creo que está en la mano de Rajoy hacerlo", remachó.

A su juicio, la aprobación del Estatut cierre heridas entre Cataluña y el resto de España porque "la gente se da cuenta de que no se va a romper nada" y consideró que Zapatero ha cumplido "con coraje".

Por último, aseguró que no va a hacer cambios en el Gobierno de la Generalitat y argumentó que "no tiene por qué cambiar el Gobierno porque cambie el estatuto".