Margallo: la independencia sacaría a Cataluña de la UE "eternamente"

El Ministro José Manuel García Margallo
EUROPA PRESS
Actualizado 19/09/2012 18:05:16 CET

BARCELONA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado este miércoles que la secesión de Cataluña es del todo inviable, "letal" y contraria a la normativa comunitaria, por lo que un eventual Estado catalán se situaría fuera de la UE de forma "eterna", lo que sería letal para la comunidad.

En una rueda de prensa en la Casa Asia de Barcelona, Margallo ha abogado por el "diálogo y comprensión mutua" entre Cataluña y España, por profundizar en las relaciones entre ambos territorios, y ha hecho un guiño a la tradición catalanista al citar en su intervención a uno de sus principales ideólogos, el fundador de la Liga Regionalista Francesc Cambó.

Según el ministro, es un hecho objetivo que una Cataluña independiente se quedaría fuera de la UE, ya que así lo aseguran los distintos tratados. Explicó que según la legislación europea, "los temas internos referentes a la ordenación e integridad territorial e integridad territorial corresponden a los Estados" que lo establecen en sus constituciones.

Margallo insistió en que la Constitución española deja claros dos preceptos: que la soberanía pertenece al pueblo español" y la "unidad de la nación indisoluble", por lo que cualquier intento de separación es contrario al ordenamiento constitucional.

En cualquier caso, argumentó que la Constitución no podría reconocer la independencia de Cataluña, porque sería ilegal: "Es un aspecto que no es reformable y, al no ser constitucional, no cabe en la UE".

Además, una Cataluña independiente requeriría de la "unaminidad" de todos los estados miembros, algo que, a su juicio, difícilmente sería posible al quedar una eventual Cataluña independiente fuera de la legalidad.

"AISLAMIENTO" INTERNACIONAL

Además, un Estado propio para Cataluña sería "letal" para su economía, puesto que al estar fuera de la UE, sus productos tendrían aranceles, no habría euro sino una divisa propia y sus relaciones diplomáticas estarían marcadas por el "aislamiento".

La independencia es, según García-Margallo, "un camino sin salida que colocaría a la región en la ilegalidad europea", con unas perspectivas de estar fuera --de la UE-- durante un tiempo indefinido, casi eterno, porque tendría que ponerse a la cola y pedir su adhesión.

"Dudo que tuviese muchos votos una declaración de independencia contrario al ordenamiento constitucional", ha agregado.

Ante esta situación, ha afirmado que lo necesario es el diálogo, por lo que ha expresado un deseo: "Quiero ver a intelectuales de Cataluña como del resto de España hacer un esfuerzo de enfriamiento, diálogo y comprensión mutua".

"A Cataluña no le conviene un escenario de secesión y alejamiento de lo que es Europa", ha continuado, recalcando precisamente que desde sus orígenes, en la 'Marca Hispánica' desde hace mil años, los condados catalanes ya tendían a aproximarse al Viejo Continente.

Además, a los independentistas les ha lanzado un mensaje: "Con la globalización desaparece el concepto de 'estado nación'" que se fraguó en Europa durante la 'Paz de Westfalia', y ahora el escenario es de soberanías compartidas.

En este sentido, la UE está hablando de "unión bancaria, regulación y supervisión de los bancos, unión fiscal, control de los presupuestos por parte de las autoridades y mutualización de las deudas".

La UE no será una federación de estados nación, lo que es actualmente, sino "una unión federal, una cosa distinta, que se producirá mucho antes de lo que la gente cree. Los Estados Unidos nacieron cuando las 13 colonias mutilizaron sus deudas" y en el momento en que ello ocurra en la UE, habrá un salto cualitativo en el proceso de integración europea.

"PROFUNDO TRAUMA"

Tras indicar que la independencia legalmente no es posible, Margallo ha añadido que a título personal, para él la secesión de Cataluña sería un "profundo trauma".

Ha asegurado que la prioridad debería ser ahora luchar contra la crisis económica: "No hace ningún favor este tipo de declaraciones en este momento".

"El gran problema de la economía española es la financiación externa", y la incertidumbre que genera el debate territorial tendría consecuencias, puesto que implicaría que para financiarse, aún se deberían pagar más intereses ante la incertidumbre que se genera.

"Quiere decir que tendremos todos menos recursos para destinarlos a crecer, crear empleo y satisfacer los servicios esenciales que la población necesita" porque habría que pagar más dinero en intereses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies