PSOE cree desafortunados algunos comentarios de Rabat sobre la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla

Actualizado 02/11/2007 16:23:23 CET

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, subrayó que la próxima visita de los Reyes de España a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se enmarca "en la más absoluta normalidad institucional" y confió en que "las excelentes relaciones" entre Marruecos y España sirvan para superar algunos "comentarios desafortunados" que ha suscitado esta visita oficial.

En un comunicado en el que el PSOE señala las excelentes relaciones con Marruecos, Valenciano destacó el "prefecto derecho" de ceutíes y melillenses a "ser visitados por sus monarcas", al tiempo que recordó que "las decisiones sobre las visitas oficiales de los monarcas a las ciudades españolas se deciden en España".

A pesar de las reacciones en contra a la visita de los Reyes mostradas por el Gobierno marroquí, que ayer manifestó su "total rechazo" al viaje, Valenciano se mostró convencida de que "las excelentes relaciones, basadas en el respeto mutuo" que mantienen el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero con el reino de Marruecos y su Gobierno, y que describió como "las mejores de las últimas décadas", servirán para superar algunos comentarios desafortunados que ha suscitado esta visita oficial.

RECHAZO DE MARRUECOS

El primer ministro marroquí, Abbas El Fassi, expresó ayer la "sorpresa" del Gobierno alauí tras conocer la visita de los Reyes de España a las ciudades autónomas los próximos días 5 y 6 de noviembre. Tras considerar que dicho viaje "influirá sobre las relaciones privilegiadas" que existen entre España y Marruecos, confió en que "se renuncie" a él.

En un comunicado difundido por la agencia marroquí MAP, El Fassi declaró su profundo "lamento y rechazo" por el viaje de don Juan Carlos y doña Sofía a dos ciudades que el Gobierno alauí considera "parte integrante del territorio del reino de Marruecos" y afirma que "su retorno a la madre patria se hará a través de negociaciones directas con España como fue el caso para Tarfaya, Sidi Ifni y el Sahara marroquí".

Por su parte, el portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, afirmó, también ayer en rueda de prensa, que existen "líneas rojas relativas a la integridad territorial de Marruecos que no deben ser traspasadas" y que "nuestros amigos españoles deben comprenderlo".