Mas advierte de que el Govern puede ser "corresponsable" si se demuestra que conocía filtraciones de hormigón en FGC

Actualizado 14/11/2007 18:59:20 CET

El presidente catalán acusa al PP de "trabajar por la desafección" de Catalunya respecto a España

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, reclamó hoy al presidente de la Generalitat, José Montilla, durante la sesión de control en el pleno del Parlament, que "dé explicaciones" sobre el informe que el 15 de octubre detectaba ya filtraciones de hormigón en la vía de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) que resultó afectada el 20 de octubre.

Mas advirtió a Montilla de que "si se llegase a detectar que, conscientes de que había un problema de seguridad", se primó la inauguración del AVE el 21 de diciembre, el Gobierno catalán sería "corresponsable" de los problemas generados.

En su réplica, Montilla advirtió a Mas de que "hacer insinuaciones no es decir la verdad" y aseguró que se decidió interrumpir la circulación de trenes en la zona afectada "cuando se vio que había peligro". "Insinuar lo contrario le desacredita a usted", le espetó a Mas, y añadió: "A usted le han vuelto a enredar los suyos, le han tomado el pelo y por un titular no todo se vale".

El presidente catalán explicó que, si el maquinista de FGC detectó el problema en el túnel fue "precisamente" porque por motivos de seguridad se le hacía circular a 30 kilómetros por hora en ese tramo de vía, "porque se estaban haciendo obras encima".

"Cuando se constató que había peligro, no lo decidió el maquinista, sino que desde la central se le dijo que volviera" a la estación de origen y se decidió interrumpir el servicio de ferrocarriles, señaló.

Montilla destacó que "cada día no se toman estas decisiones", sino que sólo se hace cortar el servicio "cuando hay motivos de seguridad". "El túnel no se ha hundido y seguramente el tren hubiera podido pasar, pero para garantizar la seguridad se hizo esto", explicó, y reprochó a Mas que "intente lanzar sospechas y generar miedo" entre la ciudadanía "porque eso no es un acto de responsabilidad".

El presidente de la Generalitat respondía así a las peticiones de Mas para que explicara si se conocían o no desde antes del 20 de octubre las "incidencias" que afectaban al túnel de FGC y que obligaron finalmente a suspender el servicio de varías líneas de FGC y de Cercanías de Renfe, como señala el informe de FGC del 15 de octubre que CiU llevó hoy al Parlament.

Mas instó a Montilla a explicar "qué medidas" se tomaron tras conocer ese informe, "porque allí podían haber consecuencias de seguridad para la gente". El presidente de CiU reprochó al presidente catalán que fuera el maquinista del tren el que "viera como caía el hormigón" en la vía y tuviera que dar marcha atrás. "Esto no es crear psicosis de miedo, sino explicar lo que pasó. El Govern tenia constancia de todo esto y ustedes han de dar la cara", aseveró.

Aunque aseguró "no hacer la afirmacion con rotundidad", Mas apuntó que si se constata que se conocían las filtraciones de hormigón en la vía afectada días antes del problema, "el Gobierno catalán será corresponsable" de los problemas originados por esta incidencia.

En la crisis de infraestructuras, Montilla consideró que la propuesta del PP catalán para crear una comisión de seguimiento en el Parlament para controlar todas las obras que se realizan en Catalunya "no es ni novedosa ni supone una aportación relevante", y reiteró que el Govern "trabaja" por asegurar las prioridades de la seguridad para trabajadores y usuarios, restablecimiento del servicio y llegada del AVE, por ese orden.

DISCURSO EN MADRID.

En sus respuestas a las preguntas de ICV-EUiA y C's, Montilla volvió a su discurso de la semana pasada en Madrid, en el que alertó de que el desapego de la sociedad catalana hacia el Estado podría ser "irreversible", y acusó al PP de ser responsable de esta "desafección" catalana.

"Hay quien no quiere resolver" este problema, porque "trabaja por la desafección de la sociedad catalana respecto a España", entre los que señaló a "los que más han criticado" su discurso en Madrid, "los que presentaron recursos contra el Estatut y los que recogen firmas para celebrar un referéndum ilegal contra Catalunya o promueven boicots hacia empresas catalanas", denunció Montilla.

Así, insistió en acusar al PP de "hacer de Catalunya una forma de ganar votos en España de cara a las elecciones generales" y se mostró convencido de que los populares "no conseguirán" acrecentar el desapego catalán del Estado, porque el Gobierno catalán trabajará en su contra.

Contra las afirmaciones del presidente de C's, Albert Rivera, Montilla negó que su discurso en Madrid de la semana pasada fuera "victimismo ni lamento fácil", sino de alerta sobre "una situación creciente de desafección" en Catalunya que, dijo, "no es de ahora ni de unos meses, si no de todo un proceso" de hace tiempo, aludiendo a "la campaña contra el Estatut" del PP y el "boicot a empresas catalanas". Así, insitió en que existe "malestar" y un "riesgo de desafección creciente si no se solucionan los viejos problemas".

El presidente catalán aseguró que su gobierno "no es un gobierno pesimista", sino "realista y optimista", y aseguró que no permitirá "que la desafección le gane al optimismo" del Ejecutivo, mientras que "hay quien trabaja" por lo contrario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies