Mas dice en Madrid que la Constitución ha perdido "legitimidad" entre una "parte significativa" de la sociedad catalana

 

Mas dice en Madrid que la Constitución ha perdido "legitimidad" entre una "parte significativa" de la sociedad catalana

Irene Rigau, Artur Mas, Joana Ortega
EUROPA PRESS
Actualizado 21/03/2017 23:06:42 CET

"No se tomen el referéndum como un ultimátum", afirma el expresident en la capital durante un debate con el exministro Margallo

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha afirmado este martes en Madrid que la Constitución Española ha perdido "legitimidad" entre una "parte significativa" de la sociedad catalana, y ha pedido al auditorio del Ateneo de la capital, donde ha debatido con el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, que no se tome el referéndum independentista como un "ultimátum" de Cataluña a España.

"Hemos llegado a esta punto porque no hay comparecencia en el diálogo de la otra parte, que es el Estado español", ha explicado el también presidente de PDeCAT para justificar la consulta que el Goven de la Generalitat pretende celebrar este año sobre la independencia de Cataluña.

"Nadie pone en duda que la Constitución sigue siendo el marco legal, pero no se corresponde con la legitimidad aceptada en Cataluña", ha expuesto Mas, recordando que la actual Carta Magna "fue aprobada por una parte mayoritaria" de la sociedad catalana y ha sido defendida "a ultranza durante décadas" por los partidos catalanistas. "Pero gran parte de esta legitimidad se ha perdido", ha asegurado.

El expresident de la Generalitat ha argumentado su tesis en las "enormes manifestaciones populares" de las últimas Diadas, que considera las mayores "de Europa y del mundo" en los últimos años, y en la actual "mayoría absoluta independentista" en el Parlament. "Cuando esto pasa, se cuestiona la legitimidad de la Constitución, porque ésta no permite la separación de un territorio del Estado", según Mas.

"No exagero si digo que la autonomía catalana se ha convertido en una gran diputación de servicios administrativos", ha lamentado el presidente de PDeCAT. En su opinión, la "autonomía real" de Cataluña es hoy menor de "la que había 15 años". "Por eso está pasando lo que está pasando, porque en el marco en el que estábamos no se nos permite desarrollar en profundidad nuestra vocación de autogobierno", ha defendido en el Ateneo de Madrid dentro del ciclo 'Cataluña en la encrucijada'.

Con presencia policial incluso en el interior del edificio, próximo al Congreso de los Diputados, Mas y Margallo han accedido con un centenar de falangistas y ultras apostados ante el Ateneo para protestar contra la presencia del dirigente catalán en Madrid. Los manifestantes también han increpado al exministro del Partido Popular, al grito de "traidor" y "payaso".

"NO TENGO NADA CONTRA ESPAÑA"

En el interior del Ateneo, Mas también ha recibido el insulto de algún asistente. "Mentiroso", le ha espetado un hombre durante el largo debate, que se ha prolongado durante más de dos horas sin mayores incidentes. "Yo no tengo nada contra España", ha dicho Mas. "Y contra el Estado español, que no es lo mismo, tengo un montón de agravios, pero eso no lo quiero tener presente", ha añadido en respuesta a una pregunta del público.

Sin embargo, Mas ha detallado algunos aspectos que no le gustan de "España y de parte de Cataluña". Utilizando la comparación con países como Dinamarca, al que aspira a emular en una Cataluña independiente, ha destacado que Estados como el danés "dan más oportunidades a la gente, tienen poco paro, salarios mejores, más dignos, economías más abiertas e innovadores y democracias de mayor calidad" que España, según el presidente de la antigua CDC.

Antes, durante la primera parte de su intervención en el Ateneo de Madrid, Mas ha retado al Gobierno de Mariano Rajoy a presentar una alternativa para el futuro de Cataluña, y le ha reclamado que se siente a dialogar con el Govern un referéndum como los celebrados en Quebec (Canadá) o Escocia.

"Rajoy ha dicho públicamente que el principal problema político de España se llama Cataluña, y cómo puede ser que se reconozca y no se tome ninguna iniciativa en positivo para resolverlo", se ha quejado Mas, criticando que la respuesta del Estado español haya sido hasta ahora "recursos constantes ante la Fiscalía y la intervención de los tribunales".

"VOTOS" CONTRA "VETOS"

"Así no se va a resolver el reto catalán, porque es pacífico, cívico y democrático, y lo comparte una parte significativa de la sociedad catalana. Está para quedarse", ha proclamado para defender el referéndum de independencia como la "solución" para el futuro de Cataluña. "Sobran vetos y faltan votos", ha resumido durante su intervención inicial en el debate.

Por su parte, el antiguo titular de Exteriores en el Gobierno de Rajoy, José Manuel García-Margallo, ha negado que el Ejecutivo español rechace el diálogo con la Generalitat, pero ha defendido la "legalidad" como el único camino que pueden seguir los independentistas catalanes. "No hay decisiones legítimas fuera de la legalidad, y si queremos reformar la Constitución, hagámoslo con los procedimientos que establece la propia Constitución", le ha respondido Margallo.

El exministro ha alertado de las consecuencias "inimaginables" que tendría una hipotética independencia para la economía de Cataluña. Un escenario "dantesco" que Margallo también ha calificado como un "suicidio" para defender la oposición del Gobierno de Rajoy a la consulta independentista. "Nadie me puede expropiar ese derecho que me ha dado la Constitución española", ha remachado en una de sus intervenciones, que siempre han generado más aplausos que la del expresidente catalán ante un público que se ha mostrado, mayoritariamente, hostil al líder de la antigua Convergencia.

En su respuesta a Margallo, por el que siente "aprecio personal", ha asegurado Artur Mas, le ha pedido que expusiera "cuál es el proyecto del Gobierno para Cataluña", y ha reivindicado la legitimidad del proceso independentista al estar respaldado, según Mas, por "una sociedad que no es monolítica desde el punto de vista de su origen o etnia" porque el 70%" de la población "no tiene un origen catalán".

En ese sentido, el dirigente catalán niega que la independencia sea "un proyecto nacionalista" y prefiere denominarlo como un "reto nacional" que "proclama una solución dialogada y acordada para la posible creación de un estado" siempre "que haya una mayoría para ello", ha puntualizado.

Más también ha rebatido los argumentos de Margallo contra la independencia, en los que ha aludido al probable rechazo de la comunidad internacional a la formación de un estado catalán. "Una buena parte de los estados que hoy están en la Unión Europea se constituyeron hace 25 años", ha dicho en referencia a las repúblicas surgidas tras la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la antigua Yugoslavia.

Del mismo modo, Mas ha respondido al exministro y a su propuesta de que el derecho a decidir se utilice los cauces legales para quedar consagrado en la Constitución. "Podríamos hacer una propuesta de reforma de la Constitución, pero seamos objetivos y no nos hagamos trampas al solitario. ¿Qué posibilidad hay de que el 16% de la población española pueda promover una reforma constitucional? Si ni siquiera pudo prosperar un Estatuto de Cataluña pactado por los parlamentos", ha argumentado Mas.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies