Mas espera que CiU pueda "dirigir la política económica" española si es decisiva

Actualizado 22/01/2008 16:08:45 CET

TALLINN (ESTONIA), 22 Ene. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Patricia Mateos) -

El presidente de CiU, Artur Mas, esperó hoy que CiU pueda dirigir la política económica del conjunto del Estado si es decisiva tras las elecciones generales. "Tan importante como defender el eje del autogobierno, el eje nacional, es que CiU aparezca como una fuerza que pueda dar una imagen de confianza para dirigir la política económica", argumentó.

Mas, que se encuentra en Estonia de viaje para conocer de primera mano su apuesta tecnológica, subrayó que la federación siempre ha influido en la política económica cuando ha podido, y citó como ejemplo la última legislatura del ex presidente del Gobierno socialista, Felipe González, cuando CiU apoyó su investidura "por razones de política económica sobre todo".

Recordó, en este sentido, que la federación se ha caracterizado "por aplicar recetas buenas cuando las cosas económicamente no iban bien". CiU ha puesto "seriedad y rigor" en estos casos en lugar de "populismo y demagogia", aseguró.

Para Mas, la federación "tiene que ser vista como una formación muy decisiva" en esta materia, y tiene que "poder hacer los deberes desde el punto de vista de la conducción de la política económica". Así, el objetivo es, según él, aplicar la influencia de CiU en la recuperación económica a nivel español y catalán. "Poner en juego nuestra contribución si podemos", añadió.

El líder de CiU avanzó que el programa electoral de la federación contendrá como una de las medidas "potentes" reducir el Impuesto de Sociedades para las pequeñas y medianas empresas. Pidió, también, que el Gobierno invierta para reactivar la economía.

PIDE AL GOBIERNO QUE DÉ TODA LA INFORMACIÓN.

Mas también pidió al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que proporcione toda la información de la que dispone sobre las perspectivas económicas de España. "Intuyo que el Gobierno no dice toda la verdad sobre las perspectivas económicas de España de los próximos meses", indicó.

El también secretario general de CDC justificó esta intuición por la proximidad de las elecciones, y apuntó que "deben de estar intentando esconder algún tipo de información que tienen que no es demasiado brillante".

Para él, sería bueno que los votantes acudieran a las urnas con toda la información y con un balance hecho a nivel económico de los últimos cuatro años, balance que "no es malo", a su juicio, pero que presenta unos últimos doce meses en que el crecimiento económico "se está debilitando".

Es la técnica --continuó-- que utiliza Zapatero de "hacer ver que todo es del color de rosa". El líder convergente quiso lanzar un mensaje de "serenidad" y no quiso situarse ni en el optimismo del PSOE ni en el pesimismo del PP, según dijo.

"Seguramente ni antes el panorama era tan bueno como nos lo pintaban ni ahora es tan malo", argumentó Mas, que añadió que el pesimismo "excesivo" no es bueno "porque se contagia. Ante esta situación, presentó a CiU como una fuerza con la "credibilidad" suficiente para transmitir confianza frente a PP y a PSOE.

Opinó que "desgraciadamente, de cara al 9 de marzo a nivel español ni unos ni otros inspiran la confianza necesaria para que haya este clima de serenidad"; los socialistas, por su "frivolidad" al incumplir sus promesas, y los populares, por su "partidismo conocido incapaz de poner el bien común por delante".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies