Mas reprocha al Govern que sea Zapatero quien "abra la puerta" al Ródano a instancias de CiU

Actualizado 09/04/2008 18:15:43 CET

Justifica la abstención de CiU por los "incumplimientos" del PSOE con Cataluña

CASTELLDEFELS (BARCELONA), 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, reprochó hoy a la Generalitat que haya sido el presidente del Gobierno central en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, quien haya "abierto la puerta" a la posibilidad de trasvasar agua del río francés Ródano, y a instancias de CiU, en vez de hacerlo el Ejecutivo catalán.

Mas afirma que el presidente catalán, José Montilla, tiene "una falta de liderazgo tan flagrante y escandalosa" que CiU se ve obligada a "ir a batallar" sola Madrid. En cambio, según Mas, él y Montilla podrían haberse puesto de acuerdo en Cataluña "para reclamarlo conjuntamente".

El líder de la federación insistió en constatar "una falta de liderazgo total", y en la sensación de que "las decisiones las tomarán desde Madrid porque el tripartito no es capaz de hacerlo".

EL RÓDANO NO ES PARA "RESOLVER URGENCIAS".

Reclamó a Montilla que dé "marcha atrás en su 'no' al Ródano" y alcance un acuerdo con CiU sobre el trasvase del Ródano "ahora que Zapatero ha abierto la puerta a ello. El tema del Ródano no es para resolver las urgencias, pero Cataluña necesita una hoja de ruta para que en cuestiones del agua no tengamos que sufrir más", añadió.

Durante una visita al mercado de Castelldefels, el dirigente nacionalista también se refirió a la posibilidad de trasvasar agua de los regantes del río Ebro a Barcelona a través de la autopista AP-7.

Explicó que Montilla no le habló de este proyecto en la reunión que mantuvieron el lunes, y pidió que la propuesta sólo se tome en cuenta si hay consenso en el territorio, "no sólo con los regantes", sino también con los ayuntamientos, las organizaciones empresariales y sindicales, y los consejos comarcales. Para él, en cambio, el Govern "no está haciendo ese esfuerzo de consenso".

BALANZAS FISCALES.

Artur Mas destacó que Zapatero anunciara en el debate de investidura estudiar el trasvase del Ródano, y también publicar las balanzas fiscales. Así, Mas manifestó que CiU ha mantenido "un tono constructivo y de diálogo, y ayer se dieron pasos adelante en dos temas importantes".

En cuanto a las balanzas, dijo: "Estamos contentos de que haya ido adelante, porque hace años que lo estamos batallando y, finalmente, un presidente de un gobierno español ha dicho que en dos meses estarán las balanzas a instancias de CiU".

El líder de la federación considera que las balanzas contribuirán a "acabar quizás con esta historia denigrante" de que los catalanes son insolidarios, cuando conforman uno de los territorios "que más pagan, y el que está considerado como el más insolidario".

ABSTENCIÓN "PRUDENTE".

Pese a todo ello, Mas defendió el voto de su grupo en el debate de investidura alegando que ha sido una abstención "prudente, para ver qué pasa, cómo actua este gobierno, qué hace con Cataluña, cómo acepta el programa de CiU". "A partir de aquí --añadió--, iremos viendo si vamos hacia los acuerdos, que es lo que deseamos, o si tenemos que ir hacia los desacuerdos".

Mas afirmó que la federación optó por abstenerse porque "no olvida los incumplimientos del gobierno del PSOE en los últimos cuatro años hacia Cataluña".

Aludió a incumplimientos "flagrantes" del gobierno socialista en temas como el Estatut, las inversiones, la financiación y el funcionamiento de Cercanías. "Esto no se puede olvidar ni se puede dar cheques en blanco a Zapatero", añadió.

No obstante, dejó la puerta abierta a futuros "acuerdos", e insistió en que la publicación de las balanzas fiscales y el estudio del trasvase del Ródano son dos temas "importantes" en que "se han dado pasos adelante".