Mayor Oreja destaca la "reacción moral" que tuvo la sociedad vasca y española ante el asesinato de Miguel Ángel Blanco

 

Mayor Oreja destaca la "reacción moral" que tuvo la sociedad vasca y española ante el asesinato de Miguel Ángel Blanco

Contador
Miguel Ángel Blanco ETA
REUTERS
 
Actualizado 12/07/2017 11:15:34 CET

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El que fuera ministro del Interior cuando se produjo de la liberación de Ortega Lara y el asesinato de Miguel Ángel Blanco, Jaime Mayor Oreja, afirma que aquellas semanas fueron "las dos semanas más intensas en mi vida política", ya que en poco tiempo se pasó "de la alegría profunda a la tragedia", de salvar la vida del funcionario de prisiones a enterrar al joven concejal del Partido Popular.

De aquellos días, Mayor Oreja se queda con la reacción de la sociedad española y vasca ante el asesinto de Miguel Ángel Blanco, que fue "una reacción moral, por ello esperanzadora y auténtica", que además fue también "la expresión de una emoción que sirvió para aliviar nuestro dolor", un dolor que toda España compartió con la familia del concejal y con las formaciones políticas constitucionalistas en el País Vasco.

"Aquel espíritu de Ermua no fue inútil en el ámbito político", asevera en una entrevista de Qveremos, asociación de jóvenes profesionales que trabaja por la regeneración de la vida política en España.

El ahora presidente de Valores y Sociedad explica que el asesinato de Miguel Ángel Blanco, del que ahora se cumplen 20 años, "sirvió para determinar un proyecto y un proceso para combatir el terrorismo" y añade que "la ilegalización de HB años después fue en buena medida el colofón de aquel proyecto que se puso en marcha y significó el final del crimen".

Sin embargo, el paso de los años vio el entierro del espíritu de Ermua "por el mal llamado proceso de paz, esto es, por una negociación entre ETA y el gobierno a partir del año 2004" que provocó que fuera "el gobierno de Rodríguez Zapatero el encargado de liquidarlo".

El exministro apunta que hay que "hacer un esfuerzo para defender la verdad del presente, más que estrictamente la verdad histórica", "un reto que tenemos hoy y del que no podemos abdicar", y señala que "en estos días hay que atreverse a decir lo bien que hizo aquel espíritu de Ermua, pero también hay que atreverse a explicar la traición que pocos años después se produjo".

Y ello lleva a Mayor Oreja a afirmar que "hoy, ante un desafío y un reto de ruptura desde el nacionalismo catalán, estamos desposeídos" del Espíritu de Ermua, lo que "agrava nuestra situación".

Ante la cuestión de la situación en Cataluña, el veterano político no duda en afirmar que el gran problema de España es que "hoy no tenemos proyecto". Y añade que "no basta fríamente el Estado de Derecho; hace falta acompañarlo con una movilización social, colectiva, tanto desde Cataluña como desde el conjunto de la sociedad española", en un proceso que será "largo" y que debería concluir en la puesta en marcha de un "proyecto" como el que en su momento permitió hacer frente a ETA.

Miguel Ángel Blanco

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies