Los mediadores resolverán en el plazo de un mes conflictos en familias, empresas o disputas sobre alquileres

 

Los mediadores resolverán en el plazo de un mes conflictos en familias, empresas o disputas sobre alquileres

Actualizado 27/11/2012 18:06:32 CET

Gallardón destaca que la mediación ahorra tiempo o costes de tasas, abogado o procurador y plantea extenderla a lo Penal y lo Contencioso

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha hecho este martes una encendida defensa de la mediación como vía para abaratar costes, aliviar la carga de trabajo de los tribunales y ahorrar tiempo en la resolución de los conflictos. Así, ha propuesto que esta herramienta consiga en un mes la resolución de asuntos de familia, disputas entre socios de pequeñas y medianas empresas o desavenencias relacionadas con arrendamientos de locales o pisos particulares.

En la Asamblea General de Cámaras de Comercio, el ministro ha previsto que la resolución de los conflictos no se demore en esta vía durante más de un mes frente a los años a lo largo de los cuales se suele prolongar un proceso judicial. De todos modos, ha enfatizado que el ciudadano acudirá a la mediación de manera "voluntaria" y siempre tendrá la oportunidad de recurrir a la vía judicial.

La Ley de Mediación de Asuntos Civiles y Mercantiles, publicada el pasado 7 de julio en el Boletín Oficial del Estado, está a punto de echar a rodar mediante la promulgación de dos reales decretos que supondrán la creación del Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación, la fijación de la formación específica que deberán reunir estos operadores y el establecimiento de la mediación a través de medios electrónicos para personas alejadas geográficamente o que sufren una discapacidad.

El titular de Justicia ha puesto varios ejemplos en los que se podrá recurrir a la figura del mediador. Entre ellos, ha citado los conflictos entre empresas con proveedores y clientes, los conflictos entre socios en la pequeña y mediana empresa, aquellos producidos entre empresas franquiciadoras y franquiciadas o los asuntos relacionados con arrendamientos de locales o "pisos particulares".

En su opinión, los asuntos de familia, las reclamaciones por seguros, las reclamaciones de responsabilidad civil o los conflictos sucesorios serán otros de los supuestos en los que la mediación supondrá una buena alternativa. "Naturalmente, recurriremos a los tribunales si la mediación no tiene éxito", ha precisado.

"¿Por qué no introducir la mediación en aquello sobre lo que disponemos libremente?", se ha preguntado Gallardón, para destacar ventajas que ofrece esta vía como es su discreción al evitar el coste a menudo "doloroso y personal" que supone la publicidad o el sometimiento a juicio en asuntos familiares o en aquellos a los que a las partes no les interesa que sean conocidos por su competencia.

"La mediación es una labor discreta de la que sólo tienen conocimiento el mediador y las propias partes", ha indicado, para remarcar que la mediación supone un ahorro de tasas, de abogado o de procurador, algo imprescindible en los procesos judiciales. "El ahorro dependerá de cada caso, pero las Cámaras ya ofertan en su web un servicio de mediación desde 160 euros, y con un compromiso de resolución en un plazo de un mes", ha agregado.

"Hacemos una apuesta decidida por considerar a los españoles, no cómo súbditos que pueden solicitar una respueta judicial, sino como auténticos ciudadanos de pleno derecho que pueden con su madurez resolver ellos mismos sus conflictos", ha sostenido.

EXTENSIÓN A LO PENAL Y LO CONTENCIOSO

En otro orden de cosas, el ministro ha abogado por extender la mediación al ámbito Penal o Contencioso-Administrativo, con una serie de limitaciones más estrictas que en lo Civil y Mercantil. "La Ley de Mediación, junto a la Ley de Tasas, la reforma de la Ley de Justicia Gratuita o la futura ley de Jurisdicción Voluntaria obedecen a una misma concepción: lograr que el derecho a la tutela judicial efectiva sea real", ha remarcado.

A su juicio, sólo aquellos asuntos calificados como "último recurso" que no tengan posibilidad de ser resueltos mediante mecanismos alternativos previos deben ir a parar a los tribunales.

En esta línea, Gallardón ha llamado la atención de la vigencia de la mediación en nuestro entorno europeo y de su ausencia en España por la cultura de "judicializar" todos los conflictos.

La experiencia europea es positiva como demuestra el menor volumen de litigiosidad registrado en países como Francia, donde hay 19 millones de habitantes pero tres millones de expedientes judiciales al año menos.

Los mediadores podrán ser localizados en atención a su especialidad a través del Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación que el Ministerio de Justicia dará a conocer a través de su página web. "La titulación, la formación y la experiencia serán las herramientas para que el mediador desarrolle su trabajo", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies