Méndez de Vigo cree que al PSOE le ha dado "un golpe de calor" y le pide que "se ponga a trabajar"

De la Serna y Méndez de Vigo
EUROPA PRESS
Publicado 16/08/2017 21:46:49CET

Rechaza que el Gobierno sea "inmovilista" y pide a los socialistas que digan qué quieren reformar de la Constitución y con qué apoyos cuentan

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Cultura y Portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado hoy que al PSOE le ha dado "un golpe de calor" a juzgar por su posición con varios asuntos este verano y les ha pedido que se pongan a trabajar. Además, ha rechazado la acusación de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, de ser un Gobierno inmovilista con el problema catalán y ha instado a los socialistas a que concreten qué es lo que quieren cambiar de la Constitución y con qué apoyos cuentan.

"Me gustaría que el PSOE se pusiera a trabajar en serio", ha exclamado Méndez de Vigo antes de relatar algunas de las declaraciones de dirigentes socialistas de estos últimos días. Así, ha recordado que han acusado de "esquiroles" a la Guardia Civil por sustituir a los trabajadores de Eulen en el aeropuerto de El Prat; que han llamado "nación" a la Comunidad de Madrid o han dicho que "lo de Venezuela es una exageración".

"Espero que eso solamente sea un golpe de calor, que se pongan a trabajar y que lo hagamos conjuntamente", ha recalcado ya que, en su opinión, es "importante" que el primer partido de la oposición junto con Cs actúen "conjuntamente en estos momentos" porque son los partidos que están en el "respeto a la legalidad constitucional".

Al ser preguntado por el anuncio del PSOE de abrir una vía de negociación alternativa a la que ha invitado al Gobierno a sumarse, el Portavoz ha insistido en que en este momento lo importante es estar "unidos en lo esencial".

No obstante, ha señalado que el Gobierno escuchará "con mucha atención cualquier propuesta de reforma constitucional" que haga el PSOE, pero ha recordado que hay que tener en cuenta que en España los procedimientos de reforma son "rígidos y por tanto se necesitan determinadas mayorías para llevarlos a cabo".

Por ello, ha argumentado que pronunciarse "en abstracto" no lleva a "nada" y ha insistido en la necesidad de saber "qué" quiere reformar el PSOE y "con quién cuenta para ello".

En este contexto, el Portavoz ha recordado que si la reforma afectara, por ejemplo, al título primero o el segundo, habría que adoptarla con mayoría cualificada en las Cortes, disolver las Cortes, convocar un referéndum y que las siguientes Cortes, también con una mayoría cualificada la aprobaran. "Estamos hablando de unas mayorías muy importantes", ha exclamado.

Tras estos argumentos, el Portavoz ha considera que es "demasiado aventurado" meterse en un procedimiento de estas características mientras que no se sepa "si esas mayorías existen".

RECHAZA EL INMOVILISMO

Dicho esto, ha precisado que se queda con el apoyo que le dio el secretario general del PSOE a Mariano Rajoy frente al desafío catalán durante la entrevista que ambos mantuvieron en Moncloa. "Como no puede ser de otra manera" ha recalcado, al tiempo que ha advertido de que "la secesión no cabe en ninguna cabeza" porque no está prevista en ninguna Constitución, salvo la que tuvo la Unión Soviética, que, ha remachado: "no la ejerció jamás".

En este sentido, ha dado por hecho el apoyo del PSOE al Gobierno frente al desafío catalán y ha dicho "valorarlo", al igual que el de otras fuerzas políticas que están en la misma línea.

Pero ha rechazado la acusación de "inmovilista" que le ha lanzado esta mañana la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. "Al revés", ha exclamado antes de afirmar que el Ejecutivo de Rajoy ha demostrado su capacidad para hacer pactos en esta Legislatura y ha puesto como ejemplo los alcanzados por el ministro de Fomento, presente en la rueda de prensa, o los logrados para sacar adelante el techo de gasto para el Presupuesto de 2018.

Sin embargo, ha justificado que esta actitud de "mano tendida" no esté dando frutos al asegurar que la otra parte, Carles Puigdemont y la Generalitat de Cataluña "no les interesa el diálogo" y solo plantean: "referéndum sí o sí". "Para bailar el tango son necesarios dos" y "constatamos que la otra parte no quiere", ha apostillado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies