La Mesa del Congreso aceptó una interpelación para González en 1986 que acabó contestando su ministro de Exteriores

Felipe González
EUROPA PRESS
Publicado 06/09/2013 19:32:09CET

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Mesa del Congreso aceptó tramitar en 1986 una interpelación del grupo nacionalista catalán, denominado entonces Minoría Catalana, dirigida al presidente del Gobierno Felipe González, pero que acabó contestando su ministro de Asuntos Exteriores, a la sazón Francisco Fernández Ordoñez, dado que es el Ejecutivo el que determina qué miembro del Gabinete responde a este tipo de iniciativas de la oposición.

El propósito de los nacionalistas catalanes era que González diera cuenta de un viaje que había realizado poco antes a Cuba dentro la gira que había llevado a cabo por varios países latinoamericanos. La Minoría Catalana logró que la Mesa de la Cámara, en la que el PSOE tenía mayoría absoluta, diera vía libre a su petición después de dos intentos.

Primero registró una interpelación con la que perseguía interrogar a González acerca de "los propósitos de la conducta del Ejecutivo en su viaje a Cuba" y la "influencia" de esa visita en la política exterior española. Pero el texto se topó con el veto de la Mesa.

Sin embargo, los nacionalistas retocaron la redacción de la interpelación y lograron pasar el filtro. Esa segunda iniciativa buscaba que González expusiera "los motivos o propósitos del viaje a la República de Cuba" y en qué medida éste alteraba o confirmaba "las características básicas de la política exterior española".

En esa tercera legislatura el órgano de gobierno de la Cámara contaba con mayoría absoluta del PSOE. En concreto, en la Mesa había cinco socialistas, mientras que el CDS, la Minoría Catalana, Coalición Popular y el Grupo Mixto contaban con un representante cada uno.

EL GOBIERNO DECIDE QUIÉN CONTESTA

Aunque la interpelación avalada por la Mesa iba dirigida a González, después el Gobierno, haciendo uso de sus facultades, decidió que no sería el jefe del Ejecutivo el que contestase a la Minoría catalana, sino que lo haría el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez.

Después de que la Mesa del Congreso rechazase este viernes tramitar una interpelación del PSOE destinada al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre el 'caso Bárcenas', los socialistas han recordado el precedente de la interpelación que se dirigió a González en 1986 y que fue calificada por el órgano de gobierno de la Cámara.

En cualquier caso, el PP, que cuenta con mayoría en la Mesa, ha rechazado la iniciativa de los socialistas, no por tener como destinatario a Rajoy, sino por su contenido. También han hecho lo propio con otra interpelación de IU-ICV-CHA dirigida al Gobierno en general sobre el mismo tema.

En concreto, los 'populares' han alegado que ambas iniciativas carecían de soporte reglamentario por no ajustarse a lo previsto en el artículo 181 del Reglamento de la Cámara.

Dicho artículo establece que las interpelaciones "versarán sobre los motivos o propósitos de la conducta del Ejecutivo en cuestiones de política general, bien del Gobierno o de algún departamento ministerial".