La Mesa del Congreso deberá revivir la polémica Bono-Villalobos a cuenta del apelativo de "tontitos" por discapacitados

Montaje de José Bono y Celia Villalobos
EP
Actualizado 04/03/2011 18:24:41 CET

"Lo que tenga que decir, lo diré en la Mesa del Congreso", replica airada la diputada del PP

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Mesa del Congreso de los Diputados volverá a revivir el próximo martes la polémica surgida entre el presidente de la Cámara Baja, José Bono, y la secretaria cuarta y diputada del PP Celia Villalobos a cuenta del apelativo de "tontitos" que ésta utilizó para referirse a las personas con discapacidad.

Y será así porque los presidentes de las comisiones de Sanidad, Gaspar Llamazares (IU), y de políticas integrales de la Discapacidad, Jesús Caldera (PSOE), así como los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida; del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Francisco Jorquera, y de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, han remitido a Bono exigiendo una rectificación a Villalobos por sus palabras.

En conversación con Europa Press, la ex ministra declinó responder a las cartas de estas formaciones, a la espera de que el próximo martes se reúna el órgano de gobierno de la Cámara Baja: "Lo que tenga que decir, lo diré en la Mesa", contestó airada.

En concreto, Llamazares envió su misiva al presidente del Congreso el pasado miércoles mostrando su preocupación por que se usen este tipo de términos a nivel parlamentario y pidiéndole que tome medidas para que no se vuelvan a utilizar en el órgano de gobierno de la Cámara Baja.

Por su parte, Rosa Díez reclama a la Mesa del Congreso una aclaración de dicho incidente para que, en el caso de que fuera cierto, Bono haga llegar a Villalobos y al resto de diputados alguna de las múltiples guías editadas para un uso no discriminatorio del lenguaje en el entorno de la discapacidad.

"ES UNA OBLIGACIÓN"

En su carta, a la que tuvo acceso Europa Press, Díez considera "una obligación" como representantes del pueblo y de la soberanía nacional la utilización de un lenguaje que construya un pensamiento acorde con el espíritu de la Constitución y de la Convención de la ONU de los derechos de las personas con discapacidad.

Bono también ha recibido una carta de queja por este tema del portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, que hace unas semanas protagonizó otra polémica en la Cámara al asegurar que el Parlamento se iba a llenar de funcionarios y gente "pobre" al endurecer las condiciones económicas y sociales de los parlamentarios.

Del PNV, que tuvo un testigo presencial de la discusión Bono-Villalobos --el secretario segundo de la Mesa, José Ramón Beloki--, no consta ninguna carta sobre este asunto.

Este controvertido episodio, que también suscitó protestas de colectivos de discapacitados, surgió en la última reunión de la Mesa del Congreso, celebrada el pasado 22 de febrero, cuando en un momento de la misma se analizaba un recurso presentado por un opositor que se quejaba de que dos discapacitados hubieran obtenido dos de las seis plazas de programadores informáticos en la Cámara Baja: uno lo hizo por el cupo reservado a este colectivo y el otro lo logró por el turno general al obtener la segunda mejor nota.

Mientras que el presidente de la Cámara asegura que se vio obligado a llamar la atención de la diputada 'popular' por referirse a este colectivo como "tontitos", Villalobos niega haber vertido afirmaciones "despectivas" sobre los discapacitados y acusa a Bono de "tergiversar" sus palabras.

LA EX MINISTRA DENUNCIA TERGIVERSACIÓN DE SUS PALABRAS

Así al menos lo ha expuesto en la carta que ha remitido a todas las personas que le han escrito estos últimos días criticándola por este incidente. En su texto, al que tuvo acceso Europa Press, les explica lo que califica de "malentendido" y acusa al presidente del Congreso de haber "malinterpretado" sus afirmaciones.

Pero, además, también da cuenta de su versión de los hechos. Relata antes de que la Mesa del Congreso decidiera por unanimidad rechazar el recurso del citado opositor y dar por buena la adjudicación de las dos plazas, ella planteó la necesidad de modificar algunas normas que, a su juicio, se estaban quedando "anticuadas".

Y es que, según defiende, si cinco personas con discapacidad obtienen con sus propios esfuerzos las mejores calificaciones habría que darles los cinco puestos, más el reservado para discapacitados, superando así un pasado en el que a los discapacitados se les llamaba "tontitos" frente a los "listillos".

Y VILLALOBOS TILDÓ DE FASCISTA A BONO

Y minutos después de este nuevo enfrentamiento, las cámaras de televisión captaron a Villalobos tachando de "fascista" a Bono en una conversación privada con sus compañeros de partido, entre los que se encontraba la portavoz de su grupo parlamentario, Soraya Sáenz de Santamaría

La ex ministra se quejaba de que el presidente había levantado la sesión de la Mesa del Congreso cuando ella estaba haciendo uso de la palabra. En la misma reunión Villalobos y Bono ya habían chocado al debatir el escrito que el PP había presentado para que el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, acudiera a la Cámara Baja para dar cuenta de la actuación del Ministerio Público en las irregularidades sobre los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) andaluces, que finalmente la Mesa rechazó con los votos del PSOE y de los nacionalistas.