El monitor del colegio de Cubelles (Barcelona) acusado de abusar de menores formateó su ordenador antes de ser detenido

Actualizado 04/12/2008 16:22:43 CET

BARCELONA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El monitor del CEIP Vora Mar de Cubelles (Barcelona) acusado de abusar de ocho niños y exhibirse a otros seis, de entre 3 y 5 años, formateó su ordenador y lo vendió al cocinero del colegio pocos días antes de ser detenido, por lo que no se hallaron fotografías de los menores.

Los niños explicaron a sus padres que el acusado, Sergi G.B., les hacía fotografías con su móvil, pero los agentes de la Guardia Civil que examinaron el teléfono no encontraron ninguna, según declararon hoy ante la Sección Novena de la Audiencia de Barcelona. Los investigadores reconocieron haber hallado restos de dos archivos eliminados, pero no pudieron recuperarlos.

El fiscal, que pide 32 años de prisión por ocho abusos sexuales y exhibicionismo para el procesado y una indemnización de 72.000 euros, sostiene que Sergi B.G. llevó a los niños al cuarto de material, al lavabo o a una esquina apartada del patio, donde abusó de ellos y donde pudo hacer las fotografías.

Los peritos del Instituto Nacional de Toxicología no encontraron ADN del procesado en las braguitas de la niña de la que supuestamente abusó el 9 de mayo de 2006 y que desencadenó la detención de Sergi B.G., quien ingresó en prisión cuatro días después, cuando se descubrieron otros tres posibles casos.

Los médicos forenses que exploraron a los menores tampoco hallaron lesiones que indicaran de forma clara que habían sido víctimas de abusos sexuales, pero algunos de ellos tenían indicios, como rasguños, rojez e hinchazón, que, aunque podían deberse a otras causas, no permitían descartar que hubieran abusado de ellos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies