Montilla atribuye el anuncio de Zapatero sobre balanzas fiscales al cumplimiento del programa electoral del PSC

Actualizado 09/04/2008 15:46:18 CET

CASABLANCA (MARRUECOS), 9 Abr. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Sònia Sánchez) -

El presidente de la Generalitat y primer secretario del PSC, José Montilla, interpretó hoy el anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que publicará las balanzas fiscales en dos meses como el "cumplimiento de un compromiso electoral recogido en el programa del PSC".

De viaje institucional en Marruecos, Montilla remarcó que el discurso de ayer de Zapatero está "acorde con la campaña electoral", dado que la publicación de las balanzas es algo que --remarcó-- el PSC incluyó en su programa a las generales, que el presidente de la Generalitat ha pedido y que también fue planteado durante la campaña por el vicepresidente económico, Pedro Solbes.

Así, aseguró que no se trata de "ningún regalo" para CiU --pese a que el anuncio se realizó en el turno de respuesta al portavoz de la federación en el Congreso, Josep Antoni Duran, en el debate de investidura--, sino de "un gesto de coherencia" al "ser fiel a lo que se ha dicho en campaña".

Al preguntársele si se puede interpretar el gesto de Zapatero en el debate como una pinza entre PSOE y CiU, ironizó: "Si cumplir los compromisos que estaban en el programa de los socialistas catalanes y, por tanto, desarrollar el Estatut, abordar una nueva financiación, publicar las balanzas fiscales y asumir las demandas del presidente de la Generalitat es hacer pinza (con CiU), bienvenida sea la pinza".

Montilla no quiso aventurar si el informe sobre balanzas fiscales que publicará su Gobierno, a través del grupo de expertos constituido formalmente ayer, podría diferir excesivamente del que emita el Gobierno central y qué ocurriría de ser así, alegando que, en ambos casos, los datos ya existen y sólo hay que optar por una metodología concreta.

El presidente catalán remarcó también la importancia de reformular el sistema de financiación catalán, que se ha comprobado que "ya no se aguanta", una cuestión que será prioritaria para el Govern en estos primeros meses de legislatura, dado que el Estatut fija como plazo agosto de este año --a dos años de su entrada en vigor-- para alcanzar un acuerdo al respecto con el Gobierno central.

Montilla no dio por seguro que este plazo pueda cumplirse, alegando no ser "adivino", aunque lo que sí garantizó es la voluntad del Govern de que el nuevo modelo de financiación entre en funcionamiento en 2009.

El presidente catalán reconoció que en esta negociación no se arranca de cero, ya que ya se ha empezado a discutir la cuestión con el equipo del ministro de Economía Pedro Solbes --que previsiblemente repetirá en su cargo--, aunque admitió también que será una discusión difícil. Asimismo, remarcó que se trata de una "negociación bilateral con elementos de multilateralidad".