Moratinos confía en que de la reunión de Roma salga el fin de las hostilidades entre Israel y Líbano

 

Moratinos confía en que de la reunión de Roma salga el fin de las hostilidades entre Israel y Líbano

Actualizado 24/07/2006 16:33:51 CET

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, expresó hoy su confianza en que de la reunión internacional del próximo miércoles en Roma para abordar el conflicto entre Israel y el Líbano salga el fin de las hostilidades, la vuelta a la negociación política y diplomática, así como una serie de compromisos humanitarios en favor de las partes.

El jefe de la Diplomacia --que ha sido invitado a esta cita por su homólogo italiano, Massimo D'Alema-- dejó claro que se trata de una reunión "importante" en la que van a participar los actores principales con el fin de aportar "ideas y propuestas y, por tanto, compromisos para parar esta escalada de violencia" en la región de Oriente Próximo.

"Esperamos que de esa reunión salga, por lo menos, el fin de las hostilidades, la vuelta a la negociación política y diplomática con una serie de compromisos humanitarios", dijo en rueda de prensa desde el Palacio de la Moncloa tras la reunión del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, con representantes de las Juventudes del Partido Laborista israelí y de la formación palestina de Al Fatá.

Moratinos insistió en que de Roma tiene que salir un "compromiso y convicción" de que se tiene que poner fin a los combates de la actualidad. "Si no salimos de la reunión de Roma con una señal clara de poner fin a las hostilidades, me imagino que la opinión pública internacional considerará que no hemos avanzado suficientemente", subrayó.

En este punto, recordó que la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, ha hablado de "debilitar" a la milicia chií de Hezbolá y no tanto de "desarmar totalmente" a este grupo terrorismo como condición inicial para un alto el fuego. En definitiva, opinó que "todo tiene un proceso" y que lo importante es saber el "plan político y estratégico" que la comunidad internacional "va a fijar para poner punto final a estas hostilidades".

En este sentido, reafirmó que España quiere que haya una fuerza internacional en la frontera entre Israel y el Líbano porque sería "expresión de la creación de una nueva dinámica de paz" en la zona. "Estoy seguro que rompería precisamente la necesidad y la situación de operaciones militares porque sería la fuerza internacional la encargada de vigilar, controlar y garantizar la seguridad de las dos partes: de Israel y del Líbano", resaltó.

Moratinos indicó que hay que estudiar todavía las posibilidades de esta fuerza y "si será aceptada por las partes, cuál será su composición y cuál su despliegue" en la zona.

"Estamos en un momento muy prematuro para escoger una u otra. La condición 'sine qua non' para el Gobierno español es que cuente con el apoyo y la decisión de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Si no hay apoyo, decisión y aval del Consejo de Seguridad, España no favorecerá la creación de esa fuerza. Si cuenta con el apoyo, España favorecerá cualquiera de las posibles estructuras o composiciones que se establezcan. Lo importante es que sea eficaz y que llegue cuanto antes para ayudar a crear una dinámica de paz en la zona", hizo hincapié.

ATENCIÓN SANITARIA DE ESPAÑA

Además, recordó el compromiso humanitario anunciado por España el pasado viernes de dar dos millones de euros al Líbano y hoy hizo extensiva esta "señal de solidaridad" al resto de víctimas del conflicto. Así, España ofrece su sistema sanitario para atender a posibles víctimas que no puedan ser tratados en sus distintos lugares. "La oferta es general, es para los libaneses, es para los palestinos, es para los israelíes, todos aquellos que quieran beneficiarse del sistema sanitario español", remarcó.

El ministro explicó que hay un cupo inicial de entre 60 y 100 camas disponibles en distintas Comunidades Autónomas españolas y en el Hospital militar Gómez Ulla y que ahora corresponde a su Departamento el hacer las gestiones oportunas "para saber si hay voluntad de ser traslados y luego las gestiones para ser evacuados y tratados adecuadamente" en nuestro país.

Moratinos aprovechó la ocasión para insistir en que el Gobierno español "sigue, desde el comienzo de la crisis, totalmente comprometido por la paz, por buscar una vía política y diplomática" para su solución. "Vamos a seguir totalmente activos en favor de la paz y de la estabilidad en esa zona vital para los intereses de la zona, pero sobre todo para los intereses de España", aseveró.

Asimismo, quiso minimizar el hecho de que, a diferencia de otros homólogos suyos europeos, no haya decidido ir a la región. "Iré cuando tenga que ir y cuando tenga resultados que proponer. La diplomacia española está muy activa y muy bien considerada, incluso en Israel, que es lo que preocupa. Incluido en estos momentos en Israel, haciendo gestiones muy importantes que espero que den sus frutos. Iremos a la zona cuando consideremos que es el mejor momento", manifestó.

Al hilo de ello, hizo hincapié en que España apoya las gestiones del alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Javier Solana, en representación de los Veinticinco. "Yo ya estoy en Oriente Medio, no necesito tener conocimiento de los interlocutores" en persona, subrayó.

SIN QUEJAS DE ISRAEL

Respecto a las reiteradas críticas del embajador israelí en España, Víctor Harel, por la falta de equilibrio y ecuanimidad por parte de España en esta crisis, Moratinos advirtió de que "hasta ahora" no ha tenido "ninguna queja ni ningún comentario" en este sentido por alguna autoridad israelí. "Tengo muchos amigos y muchos contactos" en Israel, remachó.

En último término, habló de la reunión de Zapatero con los jóvenes políticos israelíes y palestinos. "Todos han coincidido, incluido la representante del Partido Laborista, de que la mejor manera de poder resolver la situación es rebajando y erradicando la violencia, que se alcance cuanto antes un cese de las hostilidades y nos han solicitado que hagamos todos los esfuerzos diplomáticos para que el punto final de la violencia se alcance", aseguró.

Por su parte, el presidente del Gobierno volvió a subrayar "su compromiso con la paz, en el que la palabra, el diálogo y la negociación política y diplomática sean los instrumentos para alcanzar esa paz", condenado al mismo tiempo y "como no podía ser de otra manera", todo acto de terrorismo.

"Se ha subrayado que la diplomacia es la que en estos momentos tiene que actuar en la región para precisamente superar esta crisis. En línea con ello, Moratinos adelantó que se está pensando organizar un congreso entre las Juventudes laboristas y de Al Fatá en un país árabe "para seguir avanzando en esta idea de paz y estabilidad en la región".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies