Multa de 900 euros para una mujer que dio dos bofetadas a una auxiliar de clínica porque su hijo lloró al curarle

Actualizado 02/01/2008 14:58:52 CET

SANTANDER, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El magistrado-juez titular del Juzgado de instrucción número 1 de Santander ha condenado al pago de una multa de 900 euros y de una indemnización de 200 a una mujer que abofeteó a una auxiliar de clínica porque su hijo lloró mientras la sanitaria le realizaba una cura.

Según recoge la sentencia, hecha pública hoy, los hechos por los que ha sido condenada la acusada, N.V.V., ocurrieron el 25 de septiembre pasado, cuando ésta acudió al Centro Médico de Cazoña junto a su hijo, para que le curaran una quemadura.

Cuando la auxiliar de clínica estaba efectuando la intervención médica correspondiente, la denunciada, dados los lloros de su hijo, intervino en la asistencia sanitaria, propinando dos bofetadas a la profesional, a consecuencia de las cuales ésta última resultó con lesiones de las que tuvo que ser médicamente asistida.

Como consecuencia de la lesión sufrida por la denunciante, ésta precisó asistencia facultativa, y tardó en curar 4 días, de los cuales ninguno estuvo incapacitada para sus ocupaciones habituales.

Por estos hechos, el juez ha condenado a la acusada, como autora de una falta contra las personas, a la pena de dos meses de multa, con una cuota diaria de 15 euros, lo que suma 900 euros, y a indemnizar a la lesionada en la cantidad de 200 euros, con imposición de las costas causadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies