Un municipal explica como sacó el artefacto no explosionado del tren de El Pozo y lo depositó en el andén

Actualizado 19/03/2007 21:03:03 CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Uno de los policías municipales que se dirigió a la estación de El Pozo la mañana de los atentados relató esta tarde ante el tribunal del 11-M que fue él quien localizó la mochila sin desactivar en el interior del vagón número 3 y la dejó "en un sitio que pudiera ser seguro". "La incertidumbre me hizo dejarla a unos 20 metros en el andén, al lado de una papelera roja", explicó.

El agente explicó que acudió junto a otros cinco compañeros a la estación con la orden de "rescatar a las víctimas". "Entramos en uno de los vagones que no explosionaron", explicó y relató que él se quedó en la parte de abajo, se tiró al suelo y vio la mochila. "Me llamó la atención porque en el vagón había ropa, enseres, pero no bolsas", dijo.

La mochila, de color negro y unos 10 kilos de peso, estaba debajo de uno de los asientos, situada hacia la mitad del vagón y pegada a una de las ventanas, relató el policía. El agente comprobó el interior para cerciorarse de si había un artefacto y vio "un teléfono móvil, una maraña de cables, y un recipiente de plástico que me pareció anaranjado", precisó.

El agente indicó que comunicó su hallazgo a un policía nacional que se encontraba en el andén y que dio la voz de alarma por radio. Aproximadamente una hora después, el policía escuchó "una explosión".

Precisó, además, que su prioridad y la de sus compañeros era, en todo momento, sacar a las víctimas que quedaban y trasladarlas lo más lejos posible del andén y no la de extraer de los vagones "enseres" u otros objetos.

TEDAX EL POZO

Por su parte, uno de los TEDAX que participó en el intento de desactivación de esta mochila, perteneciente a la Brigada Provincial, explicó que a su llegada a la estación le llamó la atención la bolsa porque estaba separada de los demás objetos amontonados frente a los vagones que habían sufrido explosiones y no presentaba daños.

"Estaba apoyada en la pared, con la solapa abierta hacia atrás", dijo y detalló que fue lo primero que revisaron. "Metí la mano y abrí la boca de la bolsa para inspeccionar el interior", describió y que dentro pudo observar un móvil, cables y una bolsa con una masa de color blanquecino. "La masa era fácilmente moldeable", agregó.

El tedax puso de manifiesto que el sistema utilizado con objeto de desactivar el artefacto era "bueno" para neutralizar cualquier tipo de explosivo excepto aquellos "muy sensibles" como la cloratita.

No obstante el agente --que especificó que no conoce la Goma 2 ECO-- indicó que su misión no era deducir el tipo de explosivo y dijo que, personalmente, nunca saca conclusiones puesto que existen unos servicios de análisis con éste fin.

Cuando llevaban a cabo la neutralización el artefacto explosionó. "Fue imposible recuperar nada debido a que la explosión se produjo muy completa y no quedaron restos".

Precisó, además, que tras el intento fallido de desactivación su equipo sacó más enseres del interior del tren y los abrió "uno a uno para revisarlos". "Lo revisamos todo", concretó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies