Narbona y el presidente canario acuerdan convertir el archipiélo en un ejemplo de la lucha contra la desertización

Actualizado 03/06/2006 19:32:50 CET

Santa Cruz de Tenerife, 3 Jun. (EP/IP) -

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y el presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, acordaron hoy en el marco de la Conferencia Sectorial celebrada en Santa Cruz de Tenerife, que el Archipiélago se convierta en punto de referencia respecto a los problemas de desertificación, colaborando con el África Subsahariana, con el fin de crear unas condiciones de vida mejores en esta zona, donde el problema del avance del desierto es una de las causas de la masiva migración hacia España, y en particular hacia Canarias.

En la reunión que mantuvieron coincidiendo con la clausura de la conferencia sectorial, establecieron unas líneas de trabajo, que se concretarán después del verano, que incluyen la creación de un marco de trabajo específico con las Universidades, los institutos, y los centros de investigación de las Islas

Narbona comentó que el Consejo de Ministros aprobó la constitución de un Consorcio con el Gobierno de Canarias, denominado "Casa África", que impulsará todo tipo de iniciativas que mejoren la situación del África Subsahariana. Al respecto, el Consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel Martínez, afirmó que dada la situación estratégica del Archipiélago, es imperativo que las Islas compartan su tecnología y experiencia, especialmente Fuerteventura y Lanzarote, para luchar contra los procesos erosivos y de desertificación, con el fin secundario de solventar el problema de la presión migratoria que acecha a la Comunidad.

A través del programa del Medio Ambiente de Naciones Unidas, el Ministerio tiene comprometidos dos millones de euros para crear el gran cinturón verde en África Subsahariana, a propuesta Wangari Maathai, Premio Nobel de Medio Ambiente en 2005.

Maathai tiene previsto venir a España en el mes de octubre, y según anticipó Narbona, podría ser recibida en Canarias, ya que esta sería una buena ocasión para vincular la ayuda española para el desarrollo con iniciativas concretas que están siendo lideradas en este continente por responsables locales, como en este caso Wangari Maathai, que fue ministra de Medio Ambiente en Kenia en la anterior legislatura. El cinturón verde es un programa de reforestación de los bordes del desierto para frenar su avance, que será un complemento para otras medidas como mejorar la calidad del agua.