Ningún partido del Parlamento flamenco plantea ofrecer la sede a Puigdemont para el discurso de investidura

Publicado 29/01/2018 14:35:49CET

BRUSELAS, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los líderes de los grupos políticos en el Parlamento flamenco han constatado en su reunión de este lunes que "nunca" han recibido petición formal alguna para acoger en su sede el discurso de investidura del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, por lo que no consideran este asunto un "problema" que tratar.

"Nunca ha habido una solicitud oficial así que no este asunto no es un problema", han informado a Europa Press fuentes parlamentarias flamencas, al concluir la reunión de la Mesa del Parlamento.

Los jefes de los grupos parlamentarios se han reunido a las 13:00 horas para abordar cuestiones ordinarias, incluida la agenda de la semana, y en ese encuentro de apenas media hora los diputados han constatado que ninguno de ellos tenía interés por plantear que Puigdemont usara el Hemiciclo para pronunciar en la distancia el discurso de investidura este martes, 30 de enero.

El exmandatario catalán ha contado desde su llegada a Bélgica con el apoyo del partido nacionalista flamenco N-VA, mayoritario en el Parlamento flamenco y apoyo fundamental en la coalición del Gobierno federal del liberal Charles Michel.

Sin embargo, su líder, el alcalde de Amberes Bart de Wever, ya avisó el domingo de que "no es correcto" decir que su partido haya negociado con el equipo de Puigdemont que éste comparezca en el Parlamento flamenco en el día del debate de investidura en el Parlament catalán.

En declaraciones a la cadena VRT, De Wever dijo que la Cámara flamenca sería un "lugar hermoso" para recibir a Puigdemont, pero que en todo caso no le correspondería a la N-VA decidir sobre un acto de estas características, sino al propio Puigdemont solicitarlo y al Parlamento decidir. "Le ayudamos cuanto podemos, pero no llevamos su agenda", remachó.

Mientras, el líder de los liberales demócratas flamencos (Open VLD), Bart Somers, advirtió del riesgo de que la institución flamenca fuera "utilizada para un juego político extranjero" y concluyó que sería "inapropiado" recibir a Puigdemont.

Tampoco desde los democristianos (CD&V) o los Verdes (Groen) hubieran visto con buenos ojos que Puigdemont pronunciara su discurso desde la sede flamenca, por temor a que se instrumentalizara el Parlamento regional, según declararon a la prensa local los jefes de ambas formaciones.