Las Obama disfrutan del sol y la playa en Estepona

Previa YoutubeCargando el vídeo....
Actualizado 06/08/2010 15:06:49 CET

ESTEPONA (MÁLAGA), 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Tomar el sol y disfrutar del litoral costasoleño es el objetivo de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y de su hija Sasha, en la que es ya su tercera jornada de vacaciones en España. El lugar elegido para ello es el club de playa que el hotel Villa Padierna tiene en Costalita, en Estepona (Málaga), a escasos kilómetros de donde se ubica el complejo hotelero.

La visita privada de Michelle Obama sigue despertando gran expectación, como lo demuestra que hubiera gente esperando a que llegara al Beach Club del Villa Padierna desde las 09.00 horas.

De hecho, más de 300 personas, entre vecinos y turistas, coreaban su nombre a modo de bienvenida y le pedían que saludara. Sin embargo, su llegada, sobre las 12.40 horas y con una comitiva de 13 vehículos, estuvo marcada por un férreo dispositivo de seguridad.

Como previsión de esta visita, la Demarcación de Costas autorizó cerrar unos 45 metros de litoral frente al Club de Mar Villa Padierna para salvaguardar la seguridad de la mujer del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En el Beach Club de este establecimiento los clientes pueden disfrutar de vistas al mar Mediterráneo, mientras se relajan en cómodas hamacas o toman un aperitivo en el Beach-café. Cuenta, además, con un club deportivo de tenis y padel, hasta donde podría trasladarse también Michelle Obama para practicar este último deporte.

BENAHAVÍS, MARBELLA Y GRANADA

Tras su llegada a Málaga el pasado miércoles y ante una gran expectación, Michelle Obama disfrutó primero del hotel Villa Padierna, un establecimiento de cinco estrellas gran lujo ubicado en Benahavís (Málaga) y operado por la cadena Ritz Carlton, y por la tarde paseó por el casco antiguo del vecino municipio de Marbella, haciendo pequeñas compras y cenando con amigos en el restaurante Buenaventura Plaza.

Granada fue el destino del segundo día de la visita privada de Michelle Obama y su hija de nueve años. Una intensa jornada que comenzó sobre las 15.30 horas cuando ambas y su grupo de amigos pisaron suelo granadino rodeadas de una gran expectación y fuertes medidas de seguridad.

Lo primero que hicieron tras bajarse del coche oficial fue degustar un helado en la heladería 'Los Italianos', una de las más afamadas de la capital granadina. Desde allí, se trasladaron a pie hasta la Catedral, para visitar, posteriormente, la cueva La Rocío del emblemático barrio del Sacromonte, donde disfrutaron de un espectáculo flamenco de la mano del bailaor Juan Andrés Maya y su familia.

Finalmente, su visita privada a Granada terminó con un paseo por el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. Antes de recorrer los palacios nazaríes, la primera dama estadounidense tuvo tiempo para cenar en el Parador de San Francisco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies