Las obras del Mercat de Sant Antoni finalizarán en octubre o noviembre de 2017

Mercado de Sant Antoni de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 30/12/2016 17:27:24CET

Se estima que recibirá 400.000 visitantes cada 20 días

BARCELONA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las obras del Mercat de Sant Antoni de Barcelona previsiblemente finalizarán entre octubre y noviembre de 2017, aunque su apertura al público podría retrasarse ya que el Gobierno municipal quiere consensuar la fecha de inauguración con los comerciantes.

Según han explicado la arquitecta de la empresa adjudicataria de las obras Carme Ribas y el jefe de proyectos del Institut Municipal de Mercats de Barcelona, Pere Sirvent, actualmente se están llevando a cabo las obras de arquitectura interior y las de las instalaciones con las que se dotará el mercado, como dos plantas con 400 plazas de aparcamiento o la planta destinada a los almacenes y la logística.

Las obras que aún quedan pendientes de adjudicar son las de las cuatro plazas exteriores que rodearán el futuro mercado, las marquesinas de su mercado dominical, las del museo de patrimonio arqueológico y las de pacificación de las calles Tamarit y Compte Borrell.

Para Ribas, "el mercado se ha reformado de forma muy fidedigna" a las peculiaridades que caracterizaban el edificio, que se ha dotado de mejores condiciones e instalaciones tanto para los comerciantes como para los 400.000 visitantes que se estima que se acercarán al mercado cada 20 días.

El segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha asegurado que la del Mercat de Sant Antoni será la obra más importante y emblemática del actual mandato en esta materia, y ha apuntado que "será un mercado para toda la ciudad".

Por su parte, la concejal de Comercio y Mercados, Montserrat Ballarín, ha manifestado que la voluntad del Gobierno municipal es convertir los mercados en el "centro económico y de encuentro de cada barrio", de modo que se plasme en ellos su modelo de economía, desarrollo y servicio público.

MUCHO MÁS QUE UN MERCADO

Collboni ha considerado que "el mercado será muchas más cosas que un mercado", ya que más allá de sus funciones tradicionales también se convertirá en un espacio de encuentro y en un museo que integrará vestigios romanos y medievales de la ciudad.

En este sentido, la rehabilitación del edificio ha tenido presente su carácter monumental e histórico, y se ha respetado tanto el foso de las antiguas murallas de la ciudad como los restos de una parte de la Vía Augusta romana, que permanecerán abiertos al público.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies