La oposición respalda en el Congreso una iniciativa del PP de condena de todo acto violento, pese a "no aportar nada"

El león del Congreso
WIKIMEDIA COMMONS
Publicado 16/05/2017 19:12:03CET

Los grupos afean al PP que ignore a víctimas de violencia machista o del franquismo, y le piden menos propuestas "para rellenar cupo"

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La oposición ha respaldado en el Congreso una iniciativa del PP de condena de todos los actos violentos, "con independencia de la ideología en se amparen", si bien han recalcado que el texto "no aporta nada", le han echado en cara otro tipo de "violencias" a las que el Gobierno de Mariano Rajoy hace caso omiso, entre las que han citado las víctimas de violencia machista o de la represión franquista y le han instado a legislar contra los delitos de odio.

Los 'populares', por boca de su diputada Marimar Blanco, han defendido este martes en el Pleno que "nadie que se llame demócrata" puede rechazar su proposición no de ley, que viene a remarcar que ninguna causa o protesta puede hacerse utilizando la violencia con el fin de defender un posicionamiento político o ideológico. "La violencia es inaceptable en una democracia", ha dicho Blanco.

En concreto, el texto del PP busca que el Congreso condene "todo tipo de actos violentos", así como cualquier tipo de acción o declaración que "justifique, ampare o minusvalore" dichos actos, y que rechace "cualquier tipo de acto o conducta antidemocrática que atente contra la convivencia en paz y libertad, socavando los fundamentos de nuestra democracia".

Asimismo, persigue que la Cámara se solidarice "con las víctimas de la violencia" y respalde "a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su labor de defensa y protección de los derechos y libertades de lodos los ciudadanos.

UNA INICIATIVA "MILLI VANILLI"

Aunque nadie lo rechaza, buena parte de los grupos de la oposición han censurado la "obviedad" de la iniciativa del PP y la oportunidad. Así, ERC y Compromís, que han avanzado su abstención, han defendido que no aporta nada nuevo. "Es una proposición Milli Vanilli: quedan muy bien pero no sirven para nada, sólo para la fotografía", ha llegado a decir el portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián.

A partir de ahí, el independentista catalán ha recalcado al PP que violencia es también "recibir con moquetas a ricos y con palos a pobres", que lo que rompe un país con 11 millones de pobres es "poner urnas en Cataluña" o que el PP tenga "una nueva sede en Soto del Real".

En la misma línea la diputada de Compromís Marta Sorlí ha recriminado a los 'populares' que defiendan la necesidad de condenar todo tipo de acto violento y, sin embargo, "ignoren a los refugiados o no destinen ni un euro a la violencia machista". Se trata, ha resumido, de "una oda a la nada".

De su lado, el diputado del PDeCAT Feliu Guillaumes ha llegado a tildar esta iniciativa de "botafumeiro": "No añaden nada al sacramento; sólo humo y un poco de olor". En todo caso, los soberanistas catalanes la respaldarán.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO?

También lo harán el PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, el PNV y UPN, algunos de los cuales también han reprochado al Gobierno las verdaderas intenciones del texto registrado. "La violencia no tiene cabida en nuestra sociedad y lo planteado nos hace dudar de lo pretendido más allá de enfatizar lo obvio, que, por obvio, dábamos por descartado", ha dicho el parlamentario del PNV Mikel Legarda.

En este sentido, desde Unidos Podemos, María del Mar García Puig ha cuestionado que el PP, después de Venezuela la semana pasada, tire ahora de la condena de los actos violentos para tratar de recabar el apoyo mayoritario de la Cámara. "Ninguna banda sonora trasnochada va a sonar más fuerte que el estruendo que los casos de corrupción que afectan a su partido", ha advertido.

El PSOE y Ciudadanos también han cargado, no ya contra el fondo, sino contra las formas de la propuesta 'popular'. Mientras los socialistas ha criticado "el cajón desastre" de la iniciativa, el partido naranja les ha instado a presentar menos proposiciones "para rellenar cupo" y "hacer más" para que se cumpla la ley.

El diputado del PSOE David Serrada ha aprovechado para llamar la atención sobre la necesidad de que los cargos públicos sean ejemplo en la lucha contra todo tipo de violencia citando en concreto el caso del senador de Compromís que rompió recientemente una fotografía de la presidenta andaluza, Susana Díaz, a la que llegó a llamar "gusana".

CIUDADANOS CONTRA ERC Y PODEMOS

Por su parte, la representante de Ciudadanos, María Sandra Julià ha subido a la tribuna para, en su caso, denunciar los ataques que sufren sus sedes en Cataluña y sus cargos públicos en esa comunidad para cargar contra quienes, como ERC, no les gusta que aquellos partidos que como el suyo "alzan la voz" para defender la igualdad de todos los españoles.

También se ha dirigido a Podemos, a cuyo líder, Pablo Iglesias, ha recriminado que este martes se haya solidarizado en el Congreso con Andrés Bódalo, un individuo, ha recordado, que cumple prisoón por agresión a un cargo del PSOE.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies