Ordenan la demolición de tres casas edificadas sin autorización y en una zona no urbanizable en Jaén

Actualizado 18/09/2008 19:19:37 CET

JAÉN, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de lo Penal número tres de Jaén ha ordenado la demolición de tres viviendas edificadas sin licencia y en una área del término municipal de la capital jiennense que, además, está calificado como no urbanizable. Asimismo, los tres responsables de estas obras han sido condenados a que cada uno de ellos cumpla medio año de prisión y abone una multa superior a los dos mil euros.

La sentencia, consultada por Europa Press, recoge probado que los tres condenados son los copropietarios de una parte de una finca localizada en el paraje 'Pago de Juan Ramos', dentro del término municipal de Jaén. Ese suelo está calificado en el Plan General de Ordenación Urbana como no urbanizable y protegido por interés agrario.

Pese a esa calificación, parcelaron esa finca y modificaron su uso rústico con la construcción tres casas con tres piscinas así como calles, arquetas de agua y electricidad, más un sistema de evacuación de aguas residuales. Todas estas obras las realizaron sin tener licencia y no son susceptibles de legalización.

En el juicio, la defensa alegó error de prohibición indirecto, basándose para ello "en la creencia de los acusados de no ser necesaria licencia para construir" por haber más casas en esa zona con luz, agua, evacuación de aguas residuales y buzones de correos.

No obstante, la magistrada considera que no se puede apreciar en modo alguno error en la actuación de estas tres personas porque, entre otros aspectos, "la necesidad de pedir licencia para cualquier obra es de sobra conocida por todos los ciudadanos" y, además, no quedó acreditado que estos tres sean ignorantes ni "vivan al margen de la realidad" con lo que no pudieran informarse de las normas urbanísticas, algo que "no hicieron".

A todo ello añade que los agentes levantaron un acta de infracción en junio de 2006 y que en esa fecha especificaron que las edificaciones estaban en construcción, pero que dos meses después ya estaban terminadas, lo que impidió que se paralizaran administrativamente.

En definitiva, el juzgado de lo Penal número tres de Jaén condenó a los tres por un delito contra la ordenación del territorio a que cada uno de ellos cumpla medio año de prisión y abone una multa de 2.160 euros. Además, les inhabilita para la profesión u oficio de promotor y constructor durante medio año y ordena la demolición de esas viviendas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies