La reunión de Sevilla acaba sin compromisos de más tropas para ISAF y con apoyo al plan de la ONU para Kosovo

Actualizado 09/02/2007 19:10:30 CET

El comandante supremo planteó ante los ministros enviar 2.400 militares más a la fuerza de la OTAN en Afganistán

SEVILLA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La reunión informal de ministros de Defensa de la OTAN en Sevilla concluyó esta tarde sin compromisos concretos para aumentar el contingente de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) de cara a la previsible ofensiva talibán en la próxima primavera. La cita sí permitió, en cambio, que los 26 ministros aliados manifestaran su pleno apoyo a la propuesta de soberanía tutelada por la Unión Europea que ha planteado para Kosovo el enviado especial de Naciones Unidas, Marti Ahtisaari, y coincidieron en la necesidad de que el Consejo de Seguridad apruebe una nueva resolución que ampare el papel de la Fuerza de la OTAN (KFOR) con el nuevo status.

En calidad de anfitrión del encuentro aliado, el ministro de Defensa español, José Antonio Alonso, mantuvo ante sus colegas de la Alianza la negativa a aumentar las tropas destinadas en Afganistán --actualmente España tiene desplegados 690 militares en la zona oeste del país-- y se limitó a ofrecer un plan para formar en el país asiático dos nuevos batallones del Ejército Nacional Afgano (ANA).

Alonso subrayó en sus comparecencias ante la prensa que España realiza un importante esfuerzo, acorde con sus posibilidades como país de tamaño medio, y que apuesta por aumentar la calidad de su despliegue militar con el próximo envío de cuatro aviones no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés).

Las principales peticiones de tropas y medios llegaron por boca del comandante supremo aliado, el general estadounidense John Cradock, quien solicitó a los ministros reunidos en Sevilla el envío de cuatro batallones, compuestos cada uno de ellos por unos 600 militares, pidió la creación de una fuerza "estratégica de reserva" y el despliegue de más aviones y helicópteros, según fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press.

Las peticiones del máximo responsable militar no encontraron compromisos concretos y sólo Alemania comunicó que enviará aviones de combate 'Tornado' para realizar tareas de reconocimiento, la misma misión que cumplirán los aviones no tripulados que España planea desplegar en la zona oeste a partir del próximo verano. Grecia, según las citadas fuentes, manifestó su disposición a enviar helicópteros para misiones de transporte en Afganistán.

También el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, se mostró partidario de incrementar los soldados destinados en la misión más importante que mantiene desplegada la Alianza Atlántica. El dirigente estadounidense, el primer alto cargo de la Administración Bush que visita España y se entrevisa con su homólogo español, solicitó un refuerzo de las tropas aliadas, así como la eliminación de las restricciones de movimiento y uso de la fuerza que tienen determinados países.

Al igual que sucedió en la pasada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en Riga (Letonia), los países de la OTAN no asumieron en Sevilla ningún compromiso para aumentar las tropas de la ISAF. España continuó con su rechazo a mandar más soldados y confirmó además que no asumirá el relevo del Estado Mayor de la ISAF que le correspondía realizar este verano.

Además de analizar la situación en su principal misión, Afganistán, con 33.000 soldados de 35 países, los ministros abordaron la situación de Kosovo --donde bajo bandera de la KFOR se encuentran destacados 16.000 efectivos de 35 países-- y coincidieron en la necesidad de que se apruebe una nueva resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para amparar la presencia militar internacional en la actual provincia serbia. De Hoop Scheffer afirmó en rueda de prensa que el apoyo de la OTAN a la propuesta de Ahtisaari fue pleno y que incluso algunos países creen que el proceso de transición podría acelerarse.

La voz discordante llegó del ministro de Defensa ruso, Igor Ivanov, tras participar en la reunión del Consejo Rusia-OTAN. Ivanov alertó de que la independencia de Kosovo podría crear "una reacción en cadena" en otras regiones separatistas del "espacio postosoviético" y de Europa.

Finalmente, los ministros de la Alianza Atlántica abordaron el proceso de transformación de la Alianza y el futuro de la Fuerza de Reacción Rápida (NRF) tras haber confirmado su Plena Capacidad Operativa. Tal y como explicó el propio secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, el debate está ahora en si esta fuerza puede utilizarse como ejército de reserva, como plantea Estados Unidos, o si debe limitarse a misiones por emergencias o catástrofes. España mantuvo en este contexto su rechazo a que se pueda desplegar como reserva, posibilidad que ya había declinado cuando se planteó enviar la anterior rotación a Afganistán para reforzar el despliegue de ISAF.

El encuentro informal de Sevilla concluyó a primera hora de la tarde con la celebración de la reunión con los países del Diálogo Mediterráneo (Argelia, Egipto, Jordania, Marruecos, Mauritania y Túnez). La llegada de la OTAN a Sevilla, trece años después de la última informal informal que acogió en 1994, implicó el despliegue de un dispositivo policial de más de 5.000 agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y otro militar con tres aviones AWACS, ocho cazabombarderos F18 y Eurofighter, una batería antiaérea de misiles y un radar TPS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies