Pablo Iglesias cree que hasta el partido de Puigdemont ha asumido ya que debe dar un paso atrás

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos
EUROPA PRESS
Publicado 15/02/2018 14:36:03CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cree que cada vez son más, y más "claras", las "señales" que demuestran que hasta los independentistas han asumido que el expresidente catalán Carles Puigdemont debe apartarse, renunciar a recuperar su cargo, y dejar que se forme un "Gobierno que gobierne" en Cataluña, con "arreglo a la ley".

"Creo que lo están señalando hasta personas de su propio partido y del propio entorno del independentismo", ha asegurado en declaraciones a La Sexta, recogidas por Europa Press, al ser preguntado en concreto sobre si cree que el expresident huido en Bruselas debe dar un paso al lado.

"Vamos a ver lo que pasa, pero creo que en las últimas horas y días hay muchas señales que reconocen que en Cataluña lo que hace falta es un Gobierno que gobierne", ha proseguido el líder 'morado', quien lleva semanas criticando la falta de un Gobierno en Cataluña que se ocupe de "los problemas de la gente", como la dependencia.

En esta línea, Iglesias ha insistido en que "hace falta ya un Gobierno y un presidente o una presidenta que lo pueda ser con arreglo a lo que están diciendo los letrados del Parlamento catalán". Es decir, ha descartado una vez más que ese candidato pueda ser Puigdemont.

"CADA VEZ LO PIENSA MÁS GENTE"

"Esto cada vez lo piensa más gente, también en las formaciones políticas que apoyaron a Puigdemont, y no es que lo diga yo, es que lo dicen ellos cada vez de manera más clara en las entrevistas", ha enfatizado.

De hecho, este mismo jueves, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha abogado por constituir en Cataluña "un Govern estable dentro de la legalidad vigente" para poder defender un programa de gobierno y hacer política.

Lo ha dicho en una entrevista en 'La Vanguardia', recogida por Europa Press, al ser preguntada por la dificultad de las negociaciones entre JxCat y ERC, y sobre que el principal punto de fricción sea precisamente cómo investir a Carles Puigdemont.