Pablo Iglesias reunirá a su Ejecutiva el miércoles, por primera vez desde las elecciones catalanas

Pablo Iglesias, Pablo Echenique e Irene Montero en el CCE de Podemos
PODEMOS
Publicado 08/01/2018 19:06:52CET

Iglesias, que protagonizó su última intervención pública el 19 de diciembre, también ha convocado el sábado el Consejo Ciudadano

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Ejecutiva de Podemos --el denominado Consejo de Coordinación Estatal-- celebrará su primera reunión del año el próximo miércoles. Se trata también del primer encuentro de este órgano desde las elecciones catalanas del 21 de diciembre y, por lo tanto, la primera ocasión en la que los principales dirigentes del partido morado podrán analizar en profundidad, en conjunto y de forma presencial los resultados de esos comicios.

De este modo, la dirección de Podemos vuelve esta semana al trabajo, tras los casi 20 días en los que los cargos más representativos de la formación, incluido el secretario general, Pablo Iglesias, han permanecido completamente alejados del foco mediático, sin apenas apariciones públicas --ninguna en el caso del líder y de algunos de sus más estrechos colaboradores--.

No obstante, a diferencia de los otros tres principales partidos a nivel estatal --PP, PSOE y Ciudadanos--, cuyas direcciones se han reunido y han comparecido ante los medios de comunicación este lunes, Podemos ha decidido posponer hasta el miércoles la primera Ejecutiva de 2018.

Además de la reunión del Consejo de Coordinación del miércoles, que tendrá lugar en la sede del partido de la calle Princesa, como es habitual, e irá sucedida de su correspondiente rueda de prensa, Iglesias ha convocado el próximo sábado al llamado Consejo Ciudadano Estatal (CCE), el máximo órgano de dirección entre congresos.

Desde la rueda de prensa que ofreció la coportavoz de la Ejecutiva Noelia Vera el 21 de diciembre para valorar los resultados de las citadas elecciones, apenas se han producido comparecencias públicas, y las principales han estado protagonizadas por el secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, Rafa Mayoral, quien se encargó de valorar el discurso navideño del Rey o de leer el balance del año el día 29 de diciembre.

En su última intervención antes de acabar el año, Mayoral restó importancia al periodo de reflexión y silencio en el que se ha sumido el partido estas Navidades, y que fue a más: en la primera semana de enero, ningún dirigente de Podemos protagonizó ninguna intervención pública, más allá de sus habituales mensajes en las redes y de un par de entrevistas de la coportavoz Vera.

IGLESIAS, SIN INTERVENCIONES PÚBLICAS DESDE EL 19 DE DICIEMBRE

En concreto, la última aparición pública del líder 'morado' fue el martes 19 de diciembre durante el mitin de cierre de campaña que celebró en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) la coalición Catalunya En Comú-Podem, liderada por el hasta ahora portavoz de los 'comunes' en el Congreso, Xavier Domènech.

De este modo, el secretario general no ha ofrecido todavía una reflexión en profundidad sobre la pérdida de apoyos que su formación y sus socios sufrieron en esta cita con las urnas: la coalición, que aspiraba a ser decisiva en la formación del nuevo Gobierno catalán, logró sólo 8 diputados, perdiendo tres respecto a los comicios de 2015.

"Con DUI y 155 ganan la derecha y el bloqueo. Liderazgo de derechas en el procesismo y liderazgo de la derecha reaccionaria en los monárquicos. Orgulloso de Xavier Domènech y Catalunya En Comú-Podem por defender los derechos sociales, el diálogo y la democracia. Somos oposición y futuro", aseguró Iglesias en un tuit la noche del 21, cuando delegó en Vera la valoración de los resultados.

Además de analizar estos resultados con su Ejecutiva en la reunión del miércoles, Iglesias y sus más estrechos colaboradores abordarán sus propósitos para este nuevo año 2018, en el que uno de sus principales retos será comenzar a preparar las elecciones autonómicas y municipales de 2019, un objetivo que ya se han marcado como estratégico.

BAJADA EN LAS ENCUESTAS

Podemos llega al 2018 en una situación complicada según las últimas encuestas: si en 2017 el partido morado se situaba en segunda posición en intención de voto tras el PP, y por delante del PSOE, ahora los estudios demoscópicos les ubican en el tercer o incluso el cuarto puesto, detrás de Ciudadanos.

Aunque Iglesias y los suyos se esfuerzan por restar peso a las encuestas e insisten en asumirlas "con cautela", sí son conscientes de que la cuestión catalana y la política de "bloques" que se ha generado en torno a la independencia no les favorece, como han puesto de manifiesto sus resultados en los comicios del 21 de diciembre.

Su estrategia de llevar el debate al plano social y de renegar tanto de los independentistas como de los llamados constitucionalistas --estrategia que se resume en su consigna de "ni DUI ni 155"-- no ha surtido efecto.

Tampoco les favoreció su apoyo previo al referéndum del 1 de octubre --aún entendiéndolo como una "movilización"--, su firme oposición a la respuesta del Gobierno para hacer frente al desafío secesionista, ni su denuncia de la existencia de "presos políticos". Todo ello se interpretó como un acercamiento a los independentistas.

De hecho, estas críticas llegaron no sólo desde sus adversarios --quienes les acusaron de servir de "coartada" al independentismo--, sino que también se manifestaron dentro del partido. A ellas les puso voz la exdirigente y cofundadora del partido, Carolina Bescansa, quien pidió públicamente a su formación a finales de octubre que "le hablase más a los españoles y no sólo a los independentistas".

El análisis de los malos resultados en las catalanas y de si la estrategia adoptada por Podemos estos últimos meses ha influido o no en esa pérdida de apoyos --tanto en las urnas como en las encuestas-- serán dos temas que inevitablemente también estarán sobre la mesa del Consejo Ciudadano Estatal que se celebrará el sábado 13.

Este órgano, que según los estatutos debe convocarse al menos cada tres meses, mantuvo su último encuentro el 6 de octubre, aunque posteriormente se reunió de forma telemática hasta en dos ocasiones en noviembre para abordar la crisis interna de su marca en Cataluña, que se cerró con el cese del líder de Podem, Albano Dante Fachin, ya fuera del partido.