El Parlament catalán incluye el Sáhara en los países prioritarios de cooperación del Govern

Actualizado 05/07/2007 18:20:12 CET

Al menos el 50% de la cooperación pública catalana deberá ser ejecutada por la sociedad civil

BARCELONA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los partidos catalanes, con la abstención de CiU, apoyaron hoy incorporar una enmienda en el Plan Director de Cooperación 2007-2010 de la Generalitat --en su trámite en el Parlament-- para incluir el Sáhara Occidental entre los "países y regiones prioritarias" para el destino la ayuda pública catalana, como una forma de expresar un posicionamiento político respecto al conflicto que se vive en esta zona.

Aunque el plan aprobado por el Gobierno catalán en un primer momento colocaba al Sáhara Occidental en un segundo nivel de prioridad, entre los países "preferentes" de la cooperación catalana, todos los partidos acordaron hoy elevarlo al rango de país "prioritario" en la cooperación al desarrollo de la Generalitat, junto a Palestina, Marruecos (que ya estaba en la lista como país del que es originaria la mayor parte de la inmigración en Catalunya), Mozambique, Senegal, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Bolivia, Colombia y Ecuador.

El director general de Cooperación y Acción Humanitaria, David Minoves, admitió que la incorporación del Sáhara entre los países prioritarios respondía a "una voluntad política" del Parlament, materializada a través de una enmienda presentanda por los mismos miembros del tripartito en la Cámara y también por el PP de Catalunya, ante la que CiU se abstuvo.

Otra de las enmiendas aprobadas hoy en comisión al Plan Director de Cooperación de la Generalitat modifica también la lista inicial de "países y regiones preferentes" de la cooperación, el segundo grado de importancia que otorga el Govern.

El Líbano sustituye al Sáhara Occidental --que pasa a ser prioritario-- y en éste se fija dar especial atención a "los refugiados y desplazados internos" con motivo del conflicto de Oriente Próximo; y Gambia sustituye a Burkina Faso como país del que es originaria buena parte de la inmigración catalana.

Así, las zonas "preferentes" para la cooperación pública catalana serán Argelia, Líbano, Gambia, Camerún, Etiopía, Brasil y Perú. Los grupos rechazaron aquí la enmienda de CiU que pedía incluir a Bosnia Herzegovina, por lo que la federación votó en contra de este punto.

Aun así, Minoves explicó que, como fruto también de las enmiendas incorporadas, el plan destacará también países como Cuba, Kosovo, Afganistán, Chechenia, Kurdistán, Bosnia Herzegovina y Eritrea, que, "pese a no estar entre las prioridades" de la cooperación catalana, sí "era necesario mencionarlos" al establecer como "modalidad" de ayuda principal la que se otorga "por razón de derechos humanos, situación de post-conflicto o por ser naciones sin Estado en situación de pobreza".

Minoves señaló que las enmiendas han servido también para "fortalecer tres grandes ejes" en la política de cooperación del Govern: el de "las identidades de los pueblos indígenas", el trabajo por "los derechos humanos, la democracia y la gobernabilidad" y la cooperación "desde el ámbito local en los procesos de autogobierno" del sur. Con el nuevo Reglamento del Parlament, los planes de Govern también se someten a un proceso de enmiendas, en comisión parlamentaria.

EL 50% DE LOS 130 MILLONES LOS EJECUTARÁN ONGS.

Otra de las novedades incorporadas es que el plan establecerá que como mínimo el 50% de las ayudas públicas del Govern a la cooperación "deberán ser ejecutadas por la sociedad civil", lo que supone "un máximo del 50%" en el porcentaje de recursos públicos que serán ejecutados directamente por "organizaciones públicas catalanas o multilaterales, ya sea la Generalitat, Ayuntamientos" u otras entidades públicas.

Minoves destacó este paso como "una clara apuesta por una política de cooperación que reconozca el papel ejecutor de los actores no públicos", como ONG, asociaciones y otras entidades, que hasta hoy han sido los principales impulsores de la cooperación catalana al desarrollo del Tercer Mundo.

El mismo vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, que presentó hoy el plan en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, destacó el aumento del 128% que hace el Govern en los recursos públicos destinados a este fin, con el objetivo de alcanzar los 130 millones de euros a final de la legislatura.

Minoves señaló después que la incorporación acordada hoy por todos los grupos al texto del plan supone que al menos la mitad de estos recursos serán ejecutados por ONG y otras entidades privadas sin ánimo de lucro.

Carod destacó que este incremento presupuestario sitúa a la Generalitat "en el buen camino hacia llegar al 0,7%" del presupuesto catalán dedicado a la cooperación con el Tercer Mundo "y asegura el cumplimiento del compromiso" del Govern de Entesa de destinar a ello el 0,7% de los tributos propios de la Generalitat.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies