Parlamento vasco citará a nuevos comparecientes para esclarecer el caso de espionaje y la corrupción

Actualizado 26/01/2011 15:05:33 CET

Abre la posibilidad de nuevas citaciones porque no ha logrado la información "esperada y deseada"

VITORIA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

La comisión de investigación del Parlamento vasco sobre la supuesta trama de espionaje y corrupción vinculada a ex cargos y militantes del PNV ha abierto la posibilidad de llamar a nuevos comparecientes, dado que hasta ahora no ha logrado la información "deseada y esperada". Además, en caso de no haber concluido su labor para entonces, suspenderá sus trabajos durante la campaña de las elecciones de mayo.

El presidente de la comisión de investigación que analiza las diversas ramificaciones del 'Caso de Miguel', Juanjo Agirrezabala, ha comparecido este miércoles ante los medios de comunicación tras la sesión en la que este órgano ha analizado los trabajos realizados hasta el momento.

Este grupo de trabajo del Parlamento desarrolla una labor paralela a la investigación que realiza sobre el caso el Juzgado de Instrucción número cuatro de Vitoria, por el que están imputados una quincena de ex cargos y militantes del PNV por presuntos delitos relacionados con contratos públicos irregulares e investigaciones sobre la vida privada de políticos y empresarios.

Desde la constitución de este órgano, han sido citadas ante la comisión 13 personas, de las que doce han comparecido ante ella y una -Araceli Bajo, la esposa del ex dirigente del PNV en Álava, Aitor Telleria- lo hará por escrito, al no poder desplazarse al Parlamento por motivos médicos. Tanto Telleria como Bajo están imputados en la causa, así como otros ex dirigentes como el antiguo diputado foral de Álava Alfredo de Miguel.

Agirrezabala ha asegurado que, en términos generales, la labor desempeñada por la comisión ha sido "positiva". No obstante, ha reconocido que las personas que han sido convocadas a la comisión y que al mismo tiempo se encuentran imputadas han recurrido a su derecho a no responder a las preguntas de los parlamentarios, lo que ha hecho que no se haya obtenido la información "deseada y esperada".

Por ese motivo, la comisión ha abierto un plazo para que los grupos parlamentarios puedan presentar hasta el próximo martes nuevas solicitudes de documentación y de comparecientes sobre las dos líneas en las que se han centrado hasta ahora los trabajos: los supuestos contratos irregulares del anterior Departamento de Cultura y el presunto espionaje en Álava. Una vez presentadas las peticiones, la comisión volverá a reunirse el próximo miércoles para adoptar una decisión al respecto.

CALENDARIO

Por otra parte, Agirrezabala ha explicado que el calendario de reuniones de este grupo de trabajo hasta el próximo 28 de marzo incluirá un encuentro semanal, que se celebrará los viernes o lunes. En caso de que la comisión no haya terminado su trabajo antes de la campaña electoral para los comicios municipales y forales de mayo, sus sesiones se suspenderán temporalmente hasta después de la cita con las urnas.

El presidente de la comisión y parlamentario de EA ha explicado que la razón de esta decisión es que la Cámara suspende su actividad en periodos electorales, por lo que ha afirmado que no existe "más misterio" en torno a este asunto.

Agirrezabala también se ha referido a las críticas que el PNV ha vuelto a realizar este miércoles a las "filtraciones" y el uso "político" que, a su juicio, se está haciendo de este grupo de trabajo. En este sentido, ha asegurado que la comisión ha reafirmado que su labor es independiente a la vía judicial, ya que no se dedica a determinar si existieron o no conductas delictivas, sino a esclarecer posibles "responsabilidades políticas".

"INTERESES PARTIDISTAS"

Además, ha asegurado que este órgano debe estar "por encima de intereses partidistas o electoralistas", objetivo que ha "guiado" desde el principio su labor al frente del grupo de trabajo. No obstante, ha reconocido la existencia de un "rifirrafe político" en torno a este asunto, así como de "filtraciones" de los trabajos de la comisión.

El representante de EA ha afirmado que la comisión también se ha reafirmado en la necesidad de que sus integrantes respeten el carácter secreto de sus deliberaciones, tras lo que ha solicitado a Aralar -que abandonó este órgano precisamente por no cumplirse este precepto- a que regrese a este organismo.

Agirrezabala ha reconocido las dificultades que la comisión que preside puede tener para esclarecer los hechos que investiga. No obstante, aunque ha reconocido que la Justicia dispone de muchos más recursos para llevar a cabo su labor en torno a este caso, ha confiado en que el grupo de trabajo parlamentario pueda "lograr su objetivo" de esclarecer las responsabilidades políticas que hayan podido existir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies