Parlamento Vasco con la oposición de PSE y PP pide la liberación "inmediata" de los políticos catalanes encarcelados

Publicado 13/06/2018 12:21:36CET

VITORIA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento Vasco, con el apoyo de todos los grupos salvo el PSE-EE y el PP, ha pedido la puesta en libertad "inmediata" de Oriol Junqueras, Raul Romeva, Joaquin Forn y al resto de dirigentes que permanecen en prisión por presuntos delitos relacionados con el proceso soberanista de Cataluña, al considerar que su privación preventiva de libertad es una medida "desproporcionada".

Este pronunciamiento de la Cámara vasca se recoge en una enmienda de EH Bildu y Elkarrekin Podemos, que ha sido debatida por la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento y que ha recibido el apoyo del PNV, mientras que el PSE y el PP han votado en contra.

A través de esta resolución, el Legislativo vasco expresa su "rechazo" al encarcelamiento de Oriol Junqueras, Joaquin Forn, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Jordi Turull, Carme Forcadell, Dolors Bassa, Raul Romeva y Josep Rull, dirigentes políticos e institucionales que permanecen en prisión por presuntos delitos relacionados con el proceso soberanista catalán.

"FALTA DE GARANTÍA"

La Cámara autonómica afirma que "como ha señalado Amnistía Internacional", los cargos que pesan sobre estos dirigentes son "excesivos", y que la prisión preventiva incondicional que se les ha aplicado resulta "desproporcionada". Además, el Parlamento expresa sus "serias dudas" ante "la parcialidad y falta de garantía" que pueda existir en la actuación de los jueces y el Ministerio Fiscal en relación a este caso.

La Comisión de Derechos Humanos del Parlamento autonómico también se ha comprometido a visitar a estas personas en prisión, con el fin de "estudiar su situación y comprobar si se respetan sus derechos fundamentales".

En el transcurso del debate, la parlamentaria de EH Bildu Jone Goirizelaia ha afirmado que la excarcelación de estas personas es "una necesidad democrática" y una medida imprescindible para respetar sus "derechos fundamentales", por lo que ha pedido al PSE que se dirija al Gobierno de Pedro Sánchez para adoptar medidas al respecto.

"CRISPACIÓN Y ENFRENTAMIENTO"

El parlamentario del PNV Iñigo Iturrate ha denunciado que estas personas han sido encarceladas "por cumplir sus compromisos con la ciudadanía". Además, ha asegurado que la "judicialización de la política" es un error que solo genera "crispación y enfrentamiento", por lo que ha reiterado la apuesta del PNV en favor del "diálogo".

Por parte de Elkarrekin Podemos, Eukene Arana ha coincidido en que la prisión preventiva decretada para estas personas es una medida "desproporcionada", por lo que estos dirigentes "no deberían estar" en la cárcel. Además, se ha mostrado partidaria de habilitar "mecanismos legales y pactados" para poder ejercer el derecho a decidir.

Desde el PSE-EE, Rafaela Romero ha criticado que la resolución aprobada por la Cámara esté "cuestionando" la actuación del juez encargado de este proceso. Además, ha afirmado que si lo que se dice en la resolución es verdad, el juez de "prevaricando", algo que ha rechazado que sea cierto. Romero, en todo caso, ha mostrado su deseo de que en la nueva etapa política se pueda abrir "una vía hacia el acuerdo y el diálogo".

El parlamentario del PP Carmelo Barrio ha afirmado que los dirigentes catalanes encarcelados permanecen en prisión por la presunta "comisión de un delito", y ha denunciado que esta iniciativa supone una "injerencia" en la actuación de la Justicia.

El debate sobre esta resolución ha sido seguido por Meritxell Lluis, pareja de Josep Rull; y Diana Riba, pareja de Raul Romeva, miembros, ambas, de la Asociación Catalana de Derechos Humanos.

"DEMOCRACIA DEBILITADA"

Lluis y Riba han agradecido el respaldo del Parlamento Vasco para denunciar la situación en la que se encuentran estos dirigentes catalanes, sobre los que han denunciado que son víctimas de una medida "arbitraria" que "vulnera" sus derechos fundamentales.

Diana Riba ha afirmado que la actuación del Estado español en este asunto está "debilitando la democracia", y ha advertido de que los problemas de origen político sólo se pueden resolver por vías "políticas".

Riba, en respuesta a una pregunta sobre las posibilidades de que el cambio de gobierno pueda implicar alguna modificación en la situación de Cataluña, ha afirmado que "la esperanza es lo último que se pierde", aunque ha apelado a la "prudencia".