Patxi López rechaza reformar del Estatuto vasco con poco consenso

PSE
Actualizado 06/12/2009 13:24:44 CET

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Patxi López, afirmó este domingo que no hay ningún "texto sagrado", ni siquiera la Constitución, y que todas las normas deben adaptarse a los tiempos, pero recalcó que cualquier intento de reformar el estatuto del País Vasco que suponga sumar menos consensos que el texto actual "no merece la pena".

Por primera vez, un lehendakari acudió a la recepción que el Congreso organiza anualmente en el aniversario de la Constitución. Según dijo López a su llegada, su presencia en el acto pretende "poner en valor" y "prestigiar" lo que se ha conseguido a lo largo de estos 31 años de democracia, "por lo que tanto lucharon y sacrificaron tanta gente de este país".

Recordó que la Constitución define las relaciones de todos los ciudadanos, otorga derechos y libertades y de ella nace el Estatuto de Guernica y, por tanto, el autogobierno de los vascos y el hecho de que haya un lehendakari o un concierto económico. "A las instituciones no nos conviene despreciar esto, sino poner en valor todo lo que hemos conseguido gracias a la constitución --proclamó--. Es hora de prestigiarlo y de ponerlo en valor, por eso estoy aquí".

Eso sí, el político socialista señaló que la Constitución es susceptible de ser reformada porque "no hay ningún texto sagrado, todos los textos se pueden y deben adaptar a las realidades nuevas y a las nuevas necesidades".

En el caso concreto del estatuto de Guernica, explicó que cualquier reforma tiene que nacer del consenso y que "cualquier viaje debe ser hacia delante, a conseguir más acuerdo y más entendimiento que lo que existe". "Los viajes hacia atrás a perseguir menos consensos del que tiene el actual Estatuto no merecen la pena", enfatizó.

QUIROGA PIDE LEALTAD

Al acto acudió también la presidenta del parlamento vasco, Arantza Quiroga, quien justificó su presencia para "poner en valor" la Constitución de 1978 y "la capacidad de consenso" que tuvieron sus autores, para dejar de lado las posiciones partidistas. "Para una persona de mi edad, que representa una generación que no tenía conciencia de lo que ocurría en 1978, es necesario poner en valor lo que supuso aquella norma", resaltó.

A renglón seguido, la representante del PP precisó que, si la Constitución precisara de reformas, es necesario "pedir lealtad" para que se haga respetando los procedimientos que están en la propia Carta Magna. "Y debería conllevar el mismo consenso, si cabe mayor, que el de 1978", apostilló.