Peces-Barba dice que recibió, en Valencia, a "muchísimas víctimas" y resalta que fue despedido "con afecto"

Actualizado 15/02/2006 17:09:15 CET

El alto comisionado del Gobierno para las víctimas del terrorismo prepara una ventanilla única para los trámites administrativos

ZARAGOZA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alto comisionado del Gobierno central para las víctimas del terrorismo, Gregorio Peces-Barba, afirmó hoy que durante su visita al III Congreso Internacional de Víctimas, en Valencia, recibió "a muchísimas víctimas". El también rector universitario restó importancia al hecho de que un grupo "de unos 30 ciudadanos" abandonara la sala en la que él intervenía.

Momentos antes de intervenir en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, Peces-Barba comentó que abandonó la sala, en el Congreso, "un grupo de unos 30" ciudadanos, que "no querían hablarme". En total, "se quedaron unos 400 y fui despedido con afecto".

Entre las personas que recibió en el transcurso de su visita al Congreso de Víctimas, Peces-Barba se entrevistó brevemente con dos agentes de la Guardia Civil, víctimas del atentado de la casa cuartel de Zaragoza, en 1987, que fueron "muy cariñosos" con él.

El alto comisionado dijo también que su decisión de abandonar el cargo se produce ahora con la intención de "que nadie lo vincule con nada". Peces-Barba comentó que continuará trabajando hasta su cese, el próximo mes de septiembre.

Así, señaló que antes de tomar posesión de su cargo acordó con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta primera, Teresa Fernández de la Vega, "que estaría un año y medio o un año y tres cuartos", justificando así su dimisión. A esto añadió que "me quedan pocos meses de ser rector y estoy metido en una investigación sobre Historia de los derechos humanos".

Al margen de estas explicaciones "cualquier cosa que les cuenten --a los periodistas-- o se les ocurran son invenciones". En esta línea, Gregorio Peces-Barba arremetió contra la "miseria" de algunos comentarios.

El también rector de la Universidad Carlos III aludió a la continuidad de la institución de la que él es primer titular, señaló que "hemos establecido una oficina que va a permanecer después de mí" y recordó varias actuaciones realizadas bajo su dirección, como la concesión de medallas y ayudas a víctimas y la participación en la elaboración del proyecto de ley estatal de solidaridad con las víctimas del terrorismo, que se "entregará" al Ejecutivo central el 15 de abril.

Peces-Barba se refirió también a la petición de la presidenta de la Asociación de ayuda a las víctimas del 11-M, María de los Ángeles Domínguez, para reabrir la investigación parlamentaria. Al respecto, el alto comisionado se remitió a las declaraciones del presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín, quien descartó esta opción.

En cualquier caso, Peces-Barba comentó que la masacre de Atocha "fue tan sumamente irracional, que murieron gentes por ir en los mismos trenes".

VENTANILLA ÚNICA

Tras realizar estas declaraciones a los medios de comunicación, el que fuera padre de la Constitución de 1978 protagonizó un acto de homenaje de la Universidad de Zaragoza a las víctimas del atentado terrorista perpetrado por la banda terrorista ETA el 11 de diciembre de 1987 contra la casa cuartel de la Avenida de Cataluña, en la capital aragonesa.

Peces-Barba dijo que el proyecto de ley de solidaridad con las víctimas, en el que trabaja, incluye la creación de una "ventanilla única", un organismo estatal que centralizaría la tramitación de toda la documentación, y el proceso de verificación, para que cualquier víctima del terrorismo pueda acceder a las distintas ayudas y beneficios que concede la normativa vigente.

El alto comisionado reconoció que la tramitación de estos documentos ante las Administraciones públicas "a veces parece el proceso de Kafka", en alusión a la aridez del proceso administrativo que tienen que afrontar las personas que han sufrido la violencia terrorista. Con la entrada en vigor de la nueva ley, se "flexibilizará" la tramitación, salvaguardando "las imprescindibles garantías tanto para el Estado como para las víctimas".

Peces-Barba resumió, nuevamente, el borrador del anteproyecto de ley y explicó que no habrá límite para solicitar ayudas, ya que la normativa aprobada en 1999 contaba con la finalización del proceso terrorista de ETA, pero éste "puede tener una duración". Además, "no permitiremos que las normas generen una segunda victimización"; se modificará el mecanismo de indemnizaciones, que pasarán de ser reparatorias a garantizar la continuidad de los proyectos vitales de las víctimas, como el acceso a la vivienda o la realización de estudios.

Otra medida será el ascenso de los militares y agentes de las fuerzas de seguridad fallecidos en atentado, como ocurre ahora, a lo que se añadirá el ascenso de los que sufran una invalidez total. También se pretende introducir en el código deontológico de la información la regulación de determinados contenidos, por ejemplo imágenes, "que hieran la sensibilidad de las víctimas". También se tratará el tema de las víctimas en el extranjero.

Una "aspiración personal" de Peces-Barba es establecer "una fórmula de compromiso cívico para sustraer el dolor de las víctimas de la disputa política". El alto comisionado dijo que "nunca" se debe cambiar "paz por presos" y "nunca" se debe permitir "ningún tipo de daño para las víctimas".

Gregorio Peces-Barba afirmó que "el hombre es sagrado para el hombre" y subrayó que "la Universidad tiene que estar presente ante la muerte, la destrucción y el fanatismo", a lo que añadió que "todas las Universidades estamos juntas" y cuando se produce un atentado "no fallamos, estamos ahí los estudiantes y profesores".

El alto comisionado fue precedido por el rector Felipe Pétriz, quien resaltó que la Universidad "defiende los valores contrarios" a los de los terroristas y comentó que en el caso concreto de la Universidad de Zaragoza uno de los pilares fundamentales es la defensa de los derechos humanos y las libertades públicas, como recogen los estatutos.

Pétriz consideró que la Universidad debe dar una formación "integral" que los estudiantes "dirijan con sentido la propia vida" frente al "sinsentido del terrorismo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies