El perito psiquiátrico que examinó a la acusada del crimen de Monfero descarta que tenga mermada su capacidad cognitiva

Actualizado 11/05/2006 16:08:55 CET

Explicaron en el juicio que tiene "tendencia esquizoide", pero que es consciente de lo que hace

LA CORUÑA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La psicóloga y el psiquiatra que examinaron a Isabel Marcos Maceiras, acusada de asesinar a Vanessa Lorente y de enterrarla en la finca de sus padres en Monfero (La Coruña), así como de apropiarse de su bebé, coincidieron hoy en que la joven, de 28 años de edad, no tiene mermada su capacidad cognitiva y volitiva --capacidad para decidir y ejecutar su voluntad--.

La psicóloga que la atendió en el centro penitenciario de Teixeiro explicó que presenta una inteligencia "normal-baja, pero dentro de la normalidad" y aseguró que tiene una personalidad "con tendencia esquizoide y matizada con un estado de ánimo depresivo" que, dijo, se agravó con su entrada en prisión.

No obstante, precisó que la tendencia esquizoide que presenta es un "rasgo" de su personalidad, que le hace tener una forma de pensar distinta y que le genera "problemas" en su entorno, pero añadió que es "consciente de lo que hace".

También el psiquiatra que la examinó en Teixeiro coincidió con esta valoración e indicó que la patología que tiene "no le impide discernir". Como su compañera, manifestó que la acusada no le trasladó que consumiese drogas antes de su entrada en prisión, aunque sí una vez dentro.

BUSQUEDA DE VANESSA

El juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de La Coruña continuó hoy con la declaración de otros testigos, entre ellos el dueño de la cafetería de Fene en la que estuvieron Vanessa e Isabel el día de la desaparición de la primera, el 13 de agosto de 2002.

Éste explicó que estuvieron hablando durante un rato y que luego se marcharon. Aseguró que él participó activamente en la búsqueda de Vanessa y que Lino -pareja de la acusada durante un tiempo- le dijo que "no la buscara más que estaba en casa de un tal Antonio en Madrid".

Asimismo, manifestó también que tanto Lino como Pillo -pareja de Vanessa y padre del niño- intentaron persuadirlos a él y a otro hombre que participó en la búsqueda para que no siguiesen con ello. "Lino y Pillo estaban de borrachera cuando la buscábamos", indicó el dueño de la cafetería, quien precisó que también descalificaban a Vanessa y que nunca colaboraron para intentar localizarla.

EMBARAZO

Confirmó, además, que hubo por parte de Lino e Isabel "muchísismos intentos para demostrar" que estaba embarazada e indicó que el marido iba a por bocadillos "y decía que tenía la mujer de antojos, que estaba en estado".

También el patrón de Lino indicó que un día recibió la llamada de una mujer avisándole de que Isabel había dado a luz, pero que cuando le dijo a su empleado que podía faltar al día siguiente al trabajo para ver a su pareja y el bebé, éste le contestó que ya iría el fin de semana. Aseguró que no le pareció "lógico", aunque afirmó que Lino invitó a los compañeros a tomar algo para celebrarlo.

Por otra parte, ratificó la declaración ante la Guardia Civil, según la cual entre la tarde del 13 y el 14 de agosto -fecha en la que, según el fiscal, murió Vanessa- Lino faltó al trabajo, argumentando que había tenido que ir de urgencias a un centro médico por dolor de muelas. Señaló también que la Guardia Civil le confirmó la existencia de un parte médico en las citadas fechas. El juicio concluirá mañana con la lectura de las conclusiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies