Piden 20 años de internamiento psiquiátrico para el hombre acusado de asesinar a su mujer en Píñar (Granada)

Sede del TSJA y Audiencia Provincial de Granada
EP
Actualizado 28/04/2011 18:40:15 CET

GRANADA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Granada ha solicitado 20 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario para el hombre, de iniciales M.L.R., de 78 años, acusado de asesinar a tiros a su mujer, de 76, en el domicilio que ambos compartían en Píñar (Granada) el pasado 3 de abril de 2009.

El Ministerio Público entiende que no procede la imposición de pena en este caso, teniendo en cuenta el informe realizado al procesado por los médicos forenses, que concluyeron que éste presentaba un "trastorno de ideas delirantes de tipo celotípico", con una concepción "errónea" de la realidad, lo que le provocó una total anulación de sus facultades "cognitivas y volitivas", según consta en el escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

El hombre, que con anterioridad se había sometido a tratamiento psiquiátrico y psicológico, llevaba casado con su mujer desde junio de 1960. Fruto de ese matrimonio, tuvieron siete hijos, a los que ahora el padre, de ser condenado, deberá indemnizar en 25.000 euros a cada uno de ellos.

Los hechos ocurrieron el 3 de abril de 2009, en torno a las 7,30 horas, cuando el hombre, que se encontraba con su mujer en su domicilio, en la calle Caid Al Mandarí de Píñar, comenzó a importunarla ya que quería saber quién iba a acompañarla esa mañana en una salida que pensaba realizar. El acusado le reprochaba, al igual que en anteriores ocasiones según el fiscal, "que seguramente iría acompañada de otro hombre con el que le estaba siendo infiel".

Tras ese reproche, el marido se dirigió a una nave próxima a su vivienda donde guardaba una pistola semiautomática, con la que fue de nuevo al domicilio. Estando en él y mientras su mujer se encontraba en el salón de la casa, el hombre se situó a escasa distancia de ella y "con el evidente propósito de causarle la muerte" y "sin que ella pudiese en forma alguna defenderse" realizó tres disparos consecutivos contra su mujer.

Dos de las balas la alcanzaron, una en la región clavicular derecha, que atravesó uno de sus pulmones, y otra en la región supraauricular izquierda, que le destruyó el hueso temporal. Además, en esta última ocasión, la bala se le quedó alojada en la parte izquierda del cerebelo. A consecuencia de los disparos, que afectaron a órganos vitales y produjeron la destrucción de centros encefálicos con traumatismo craneal y torácico, se produjo la muerte inmediata de la mujer.

Por todo lo anterior, la Fiscalía entiende que los hechos integran un delito de asesinato con agravante de parentesco, pero que, dadas las condiciones del agresor, no procede imponer una pena, sino el internamiento en centro psiquiátrico penitenciario, ya que "la alteración psíquica que padecía le impidió comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión".

El juicio por estos hechos se celebrará previsiblemente el 20 de mayo en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.