Piden 25 años al acusado de matar por encargo de su exmarido a la mujer tiroteada en un invernadero en Almería

Actualizado 17/06/2013 17:46:11 CET

El instigador del crimen admitió en 2007 los hechos y cumple condena de 15 años de cárcel

ALMERÍA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía ha solicitado este lunes una pena de 25 años de prisión para A.P.E., un hombre acusado de asesinar por encargo de su exmarido en julio de 2004 a Carmen L.S., quien recibió cinco disparos cuando se encontraba trabajando en compañía de su hijo menor de edad y de un hermano, entre otros, en una finca de su propiedad ubicada en el paraje El Rebeque, en El Ejido (Almería).

El instigador del crimen, Antonio Felipe C.C., de 47 años, se encuentra actualmente cumpliendo una condena de 15 años de cárcel después de que reconociese en un juicio celebrado en 2007 haber pagado a una tercera persona para que matase a su exmujer después de que ella le denunciase por abusos deshonestos a su hijo. Ni ante la Guardia Civil ni ante el juez reveló la identidad del sicario, quien, con una escopeta de caza del calibre 12 milímetros, abrió fuego contra víctima a una distancia de entre dos y cinco metros desde un vehículo en el que viajaba también Antonio Felipe C.C.

El presunto autor material de la muerte ha negado este lunes, en la primera sesión la vista oral con tribunal de jurado que se celebra en la Audiencia Provincial, su participación en el asesinato y ha proclamado una y otra vez a preguntas de las acusaciones y de su defensa su "inocencia". "En ningún momento estuve allí, no conozco a Antonio Felipe, nunca he usado armas y estoy aterrorizado porque me acusan de cosas que no he cometido", ha asegurado para, a continuación, lamentar no ser "capaz de demostrar que soy inocente".

A.P.E., quien fue detenido en 2011 cuando, al renovar su DNI, sus huellas mostraron coincidencia con una dactilar que se encontró en el turismo desde el que se cometió el crimen, ha relatado que, en 2004, residía con su madre en la barriada de San Agustín, trabajaba eventualmente "haciendo chapuzas" y sufría una adicción a cocaína y a heroína que la fiscal ha relacionado en sala con el hecho de que necesitase dinero y accediese presuntamente a quitarle la vida a Carmen L.S.

El acusado ha vinculado esa huella a que era "amigo del hermano del dueño del coche" y que "a veces" se metía en su interior "a fumar", así como a un supuesto pasado en el que cometía "hurtos de cassetes" para ganar dinero extra. Con respecto al hecho de que fuera señalado por el hermano de la víctima, testigo presencial del crimen, en una rueda de reconocimiento efectuada en 2011 tras su arresto y siete años después de que se perpetrase en asesinato, según ha remarcado la defensa, "que "quizá fuera la Policía la que les dijo que me señalarán". "Ellos no me vieron en el lugar de los hecho porque no estuve y no sé porqué motivo me señalan".

"LARGA INVESTIGACIÓN"

Ante los miembros del jurado popular y en su primer alegato, la fiscal ha trasladado que el procesamiento de A.P.E. ha sido fruto de una "larga investigación" y ha expresado que el Ministerio Público considera acreditado que fue el "matón a sueldo" contratado por Antonio Felipe C.C. para matar a su exmujer. "Hay testigos presenciales que pudieron ver a dos individuos en un coche blanco y un hermano de Carmen lo reconoció fotográficamente", ha subrayado, al tiempo que ha destacado que la víctima "no tuvo en ningún momento oportunidad de defenderse".

La letrada de la acusación particular, que representa los intereses del hijo de la mujer y solicita también 25 años de prisión, quien en el momento de su muerte violenta tenía 14 años, ha hecho hincapié en que el sicario pudo ser visto también por este, ya que se "bajó del coche e hizo cinco disparos de escopeta". Su declaración será en la segunda sesión del juicio, que continúa este martes en la Sección Segunda.

Por su parte, el abogado de la defensa ha solicitado a los miembros del jurado popular que "no confundan" los hechos que se consideraron probados en la anterior proceso por los mismos hechos y ha considerado que las pruebas de cargo contra su patrocinado "son en su mayoría de aquel juicio". "A.P.E. no cometió el crimen, sus huellas están en el coche porque era amigo del hermano del propietario y en esa época cometía hurtos en coche por la toxicomanía. Son pruebas que, bajo ningún concepto, pueden servir para sustentar una condena tan grave", ha afirmado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies