Piden 32 años y 11 meses de cárcel para un hombre de Lugo (Galicia) por tres delitos de agresión sexual y una violación

Publicado 09/07/2018 8:21:05CET

LUGO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía solicita una pena de 32 años y 11 meses de prisión para P.G.A., un vecino de Lugo al que se acusa de tres supuestos delitos de agresión sexual y dos violaciones, una de ellas en grado de tentativa, a diversas mujeres entre el 15 de junio y el 3 de noviembre del año 2015 en Lugo.

P.G.A. será juzgado este lunes 9 de julio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo. Además de las penas de prisión, el Ministerio Público demanda para el procesado libertad vigilada, con la prohibición de aproximarse a Lugo y la obligación de participar en programas de educación sexual.

Además, la Fiscalía también pide una indemnización de 33.000 euros para tres de las víctimas, en concreto a E.C.R., R.M. y M.L., y al Sergas, la cantidad de 629 euros por la asistencia prestada tras los hechos ocurridos a dos de ellas.

Según recoge el informe de la Fiscalía, entre el día 15 de junio y el 3 de noviembre de 2015, el procesado se aproximó a diversas mujeres en Lugo sin su consentimiento, aprovechando que estas se encontraban desprotegidas, al estar solas y ser de madrugada, dificultando así "la posibilidad de que las víctimas pudiesen solicitar auxilio".

LOS CASOS

Durante uno de los forcejeos, "el acusado se abalanzó sobre la víctima, arrinconándola, acercando su pecho, estando en todo momento con la falda de su traje levantada, no consiguiendo su propósito al comenzar a gritar la víctima, motivo por el que el acusado se marchó del el lugar".

Sobre este caso, el Ministerio Fiscal ha señalado que la perjudicada sufrió un trastorno de estrés postraumático, por lo que necesitó tratamiento médico durante seis meses.

En otra de las supuestas agresiones, P.G.M. aprovechó que S.L.D. se encontraba en el portal de su domicilio "para introducirse con ella en el mismo, al tiempo que mostrando sus genitales procedía a masturbarse y a tocarle los pechos a la víctima, motivo por el que esta comenzó a golpearle con las llaves e intentar morderle, por lo que el procesado salió del ascensor y se marchó".

Otro de los hechos ocurrió el 10 de enero de 2015, cuando el encausado abrió la puerta del vehículo en el que viajaba R.M.A y "abrió la puerta del vehículo, agarrándola con fuerza por el pelo, dirigiendo su cabeza hacia su pene". El hombre abandonó el lugar cuando la víctima empezó a gritar y golpearle.

La supuesta violación tuvo lugar el 3 de noviembre de 2015, cuando la víctima, tras entablar conversación con el acusado en un bar y aceptar que este la acompañara a su domicilio, se bajó del coche del encausado. En ese momento, y "de forma sorpresiva, P.G.M. la empujó por la espalda, bajándole el pantalón y la ropa interior, para penetrarla anal y vaginalmente". La víctima "no paró de gritar para pedir ayuda".