Piden más de 15 años para el miembro de una banda que atracaba viviendas y retenía a sus moradores

Actualizado 24/11/2011 16:59:59 CET

ALMERÍA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El fiscal va a pedir un total de 15 años y dos meses de prisión para el integrante de una banda dedicada al asalto de viviendas que, en junio de 2005, accedió por la fuerza a la casa de un matrimonio de nacionalidad alemana al que retuvo durante dos horas en el interior del cuarto de baño para robarles 2.704 euros en efectivo, una videocámara y un teléfono.

La vista oral contra K.S., de origen lituano, debía haberse celebrado este jueves ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería si bien ha tenido que ser suspendido por incomparecencia del acusado, quien estaba en libertad provisional por esta causa y contra el que se ha emitido una orden de busca y captura.

Según consta en el escrito de conclusiones provisional, al que ha tenido acceso Europa Press, K.S. formaba parte del grupo que, con un número indeterminado de personas que no han podido ser identificadas, asaltó la vivienda ubicada en una paraje rural del término municipal de Berja (Almería) y propiedad de las víctimas, a las 22,30 horas del 8 de junio de 2005.

Con la cara cubierta por un pasamontañas y en un vehículo robado en Granada, llegaron a las inmediaciones de la casa. Una vez allí, tocaron al timbre y, cuando el hombre les abrió la puerta, se abalanzaron contra él y lo introdujeron a la fuerza en el interior. Uno de ellos le asió del cuello y lo tumbó en suelo mientras contra la otra mano esgrimía una pata de cabra con la que hacía ademán de clavársela en el pecho.

A continuación, según relata el fiscal, amenazaron de muerte a la pareja para que les diesen dinero y tarjetas de crédito, por lo que la mujer accedió y dio a uno de los miembros de la banda las citadas tarjetas junto a una nota manuscrita con los números secretos.

Cuando este abandonó la vivienda para dirigirse a varias sucursales bancarias, K.S. cogió un cuchillo y, con actitud amenazante, les encerró en uno de los cuartos de baño, maniató a la mujer con una cuerda de plástico y les exigió que les entregara las joyas. Dos horas después regresó el otro integrante de la banda con 2.704 euros en efectivo, por lo que se marcharon.

El fiscal solicita para el acusado cinco años por un delito de robo con intimidación, tres años y ocho meses de cárcel por un delito de allanamientos, otros cinco años y medio por detención ilegal y 12 meses de prisión por un cuarto delito de receptación. A todos les aplica la agravante de uso de disfraz. Interesa, asimismo, 2.704 euros de indemnización y una multa de once meses a razón de 12 euros al día.