El plan de Posada de viajar a Cuba divide al PP y a la Mesa del Congreso

Jesús Posada en el Congreso
EUROPA PRESS
Actualizado 28/05/2015 14:07:53 CET

El diputado Teófilo de Luis lo achaca a presiones de empresas, pero lo ve "inoportuno" porque solo beneficiará al castrismo

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El viaje a Cuba que preparan el presidente del Congreso, Jesús Posada, y miembros de la Mesa de la Cámara ha generado división tanto dentro del Partido Popular como en el propio órgano rector parlamentario, en la que están representados PP, PSOE y CiU.

Menos de 24 horas después de conocerse los planes de la Mesa de viajar a la isla en septiembre, el secretario cuarto de la Mesa y diputado 'popular', Teófilo de Luis, ha tildado el desplazamiento de "inoportuno" y ha dejado claro que no participará en él si el Gobierno de Raúl Castro no le permite reunirse en la isla de manera pública, "no clandestina", con los disidentes que él quiera.

En declaraciones a Europa Press, De Luis --que durante toda la legislatura ha ejercido de portavoz del PP en los asuntos relacionados con Cuba-- cree que en plena negociación de la UE con la isla para normalizar relaciones y en un momento en que el castrismo no ha hecho ningún gesto de apertura significativo "no toca que España se aproxime a Cuba en lo político" porque el desplazamiento de Posada, tercera autoridad del Estado, será "utilizado por la dictadura".

En su opinión, el papel del legislativo español debería ser el de ser "exigente" respecto del acercamiento entre los Gobiernos español y cubano para conseguir que el régimen castrista "ponga sobre la mesa cambios objetivos que aumenten la libertad de los trabajadores cubanos".

UNA BURLA A LOS DISIDENTES

Por eso, hasta que Raúl Castro "no mueva ficha", entrar "en el juego del castrismo" permitiendo una visita de alto nivel a la isla bajo las condiciones que imponga el castrismo --que veta los contactos con disidentes-- supone una "burla" a "quienes sufren y trabajan por la libertad en Cuba".

De Luis, que señala que la iniciativa del viaje parte del ámbito parlamentario --escuchó por vez primera hablar de la visita a la vicepresidenta primera de la Mesa, la 'popular' Celia Villabolos--, está convencido de que los preparativos de este desplazamiento son consecuencia de la presión ejercida por empresas españolas interesadas en hacer negocio en la isla, ante la perspectiva de que el deshielo con EEUU despierte el apetito inversor por Cuba.

"Pero a mí no me pagan los contribuyentes españoles para que mejore la cuenta de resultados de empresas españolas", desliza De Luis, que sí accedería en cambio a que se organizase un viaje parlamentario a la isla de miembros de la Comisión de Cooperación Internacional al Desarrollo, "si de lo que se trata es de apoyar el diálogo" entre España y Cuba.

El diputado también ha reconocido que el Gobierno español, si quisiera, podría parar el viaje de la Mesa de la Cámara pero, según la información que él ha recabado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación se escuda afirmando que es un viaje parlamentario a invitación del Legislativo cubano.

EL CONGRESO PROMUEVE, EL GOBIERNO CONSIENTE

Este jueves el embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez, visita a Posada para hablar precisamente de los preparativos del viaje. De Luis ha recordado que en numerosas ocasiones ha pedido un encuentro con el representante cubano, que ni tan siquiera ha tenido a bien contestarle.

Los planes de Posada serían viajar a la isla acompañado de otros miembros de la Mesa de la Cámara Baja, así como de los portavoces de algunos grupos parlamentarios, según han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Hoy por hoy está consultando agendas con la Embajada cubana para poder cerrar una fecha para la visita. Si las conversaciones llegan a buen puerto, el viaje podría tener lugar después del paréntesis estival.

La fecha que cuenta con más probabilidades son los primeros días de septiembre, dado que las autoridades de la isla han trasladado su deseo de que sea tras el verano y que es muy posible que el Congreso se disuelva a principios de octubre por la convocatoria de las elecciones generales.

EN LA DELEGACIÓN, EL SECRETARIO GENERAL DEL PCE

Así las cosas, la primera semana de septiembre sería la más idónea, puesto que si no se altera la costumbre de no celebrar sesión plenaria la primera semana de mes, eso facilitaría que pudiera viajar Posada con sus compañeros de la Mesa y algunos portavoces, entre ellos el de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, que es también secretario general de Partido Comunista de España.

Desde que Cuba y Estados Unidos anunciaran a finales del pasado mes de diciembre el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas ninguna autoridad española ha visitado la isla. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, lo hizo unas semanas antes de aquel anuncio, pero no fue recibido por el presidente Raúl Castro.

Por el contrario, el mandatario cubano sí se entrevistó el pasado mes de abril con el presidente francés, Francois Hollande, durante su estancia en la isla. También se ha comprometido a hacer escala en Cuba antes de visitar Estados Unidos en septiembre el Papa Francisco, quien recibió a Castro hace tres semanas en su residencia privada de El Vaticano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies