PNV pide al ministro que "hile fino" al hablar de ETA porque puede parecer que no quiere dar pasos en normalización

Iñigo Urkullu
EUROPA PRESS
Actualizado 25/01/2012 13:39:52 CET

Urkullu replica a Barrena que pretende "hacer compatible la acción simultánea que le corresponde a ETA, a la IA y al Gobierno español"

BILBAO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, ha pedido que "se hile fino" cuando se hable de ETA porque, de "la sal gorda" del titular de las declaraciones realizadas el martes por el ministro del Interior, Jorge Fernández, se podría deducir que el Gobierno no quiere dar pasos "en la normalización en la convivencia". Además, ha dicho que confía en que el cese de la actividad de ETA "es irreversible".

En cuanto a las declaraciones del representante de la izquierda abertzale Pernando Barrena sobre que ETA "y todas las armas que tiene" están a la espera de alguien "llame a su puerta" para abordar un diálogo técnico con el fin de afrontar un proceso de desarme, ha rechazado los "enredos" y ha señalado que su pretensión es "hacer compatible la acción simultánea que le corresponde a ETA, a la izquierda abertzale y al Gobierno español".

En una entrevista concedida a Radio Popular-Herri Irratia, recogida por Europa Press, Urkullu ha afirmado que no le han gustado las manifestaciones del ministro del Interior en las que aseguró que existen "movimientos" en ETA para "mantener una estructura larvada en la clandestinidad", y que ésta dispone de armamento y explosivos, y en las que condicionó la flexibilización de la política penitenciaria a la desaparición de la banda armada.

A su entender, "queriéndolo interpretar con la mejor de las voluntades, uno piensa que es una especie de juego de hilar muy fino en lo que se dice". "Si no vamos a la finura en la interpretación, la sal gorda de lo que pueda ser el titular nos puede llevar a esa preocupación de si el Gobierno español realmente quiere dar los pasos que también puede dar de cara a la normalización en la convivencia", ha añadido.

A su juicio, el capítulo de la pacificación "corresponde a ETA", y ha señalado que él quiere "tener la confianza" tras el comunicado del 20 de octubre de 2011 de cese de la actividad armada, "tal como también lo ha expresado" el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el propio ministro del Interior o el delegado del Gobierno central en el País Vasco, Carlos Urquijo, que "estamos en un tiempo diferente".

"Quiero tener confianza en las interpretaciones que unos y otros hemos hecho de que ETA ha anunciado el cese definitivo de la acción armada. Es verdad que no se ha disuelto y que, por lo tanto, es una organización terrorista vigente", ha añadido.

En este sentido, ha querido considerar que "esto sigue siendo un emplazamiento al mundo llamado de la izquierda abertzale y, fundamentalmente, al mundo de los presos por pertenencia a banda armada para que pueda haber una política penitenciaria diferente a la que, hasta ahora, se ha venido aplicando".

"Me gustaría que, con todo esto, unos y otros cuidáramos mucho el lenguaje y lo que decimos en cada momento, que seamos conscientes de que hay un comunicado de cese definitivo del 20 de octubre, que se ha dicho que es irreversible y que yo confío en que es irreversible", ha añadido.

LA IZQUIERDA ABERTZALE

A su juicio, la responsabilidad "es de la organización terrorista, pero la pelota está en el tejado de la llamada izquierda abertzale, que tiene una labor muy importante de pedagogía ante lo que pueda ser su propia militancia y de decir que no justificaría que ni siquiera hubiera elementos aislados de una organización terrorista que pudieran ser resistentes a este comunicado de cese definitivo de la actividad armada".

Además, ha eludido referirse públicamente a cuestiones como las tratadas por el representante de la izquierda abertzale Pernando Barrena al afirmar que ETA "y todas las armas que tiene" están a la espera de alguien "llame a su puerta" para abordar un diálogo técnico con el fin de afrontar un proceso de desarme.

"Si otros quieren jugar a quién tiene que dar el primer paso, etc, o si de lo que se diga se puedan deducir interpretaciones de si son conversaciones o negociaciones, y que eso nos lleve también a otro enredo, como en el pasado hemos tenido, yo no voy a jugar a eso", ha aseverado.

"ACCIÓN SIMULTÁNEA"

En esta línea, ha precisado que el PNV sabe "muy bien" el papel que le corresponde hacer y ha apuntado que procederá "con absoluta discreción". "Nosotros queremos hacer compatible la acción simultánea que le corresponde a ETA, que le corresponde a la izquierda abertzale y que le corresponde también al Gobierno español", ha indicado.

El líder jeltzale ha mostrado su preocupación porque aquí se tenga "la tentación de pasar página de más de 50 años de una organización terrorista o, en todo caso, de violencia que se haya sufrido en este pueblo". "El PNV no está dispuesto a pasar página", ha añadido.

A su juicio, "la memoria es una cuestión muy delicada a construir y que es necesaria que se construya desde unas premisas básicas incuestionables y que quede claro quién ha vulnerado éticamente esa premisas".

"A partir de ahí, me gustaría que, efectivamente, fuésemos construyendo la memoria, donde cada uno también tendrá sus puntos de vista, pero que las premisas éticas básicas fijen lo que es ese relato que hay que dejar a las nuevas generaciones", ha manifestado.

Además, ha afirmado que le trasladará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el encuentro que mantenga con él, le planteará "cuáles son los pasos que pueden darse en la consolidación de un tiempo" como el que "se está alumbrando a futuro tras el comunicado de cese definitivo por parte de ETA el 20 de octubre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies