PNV pide que el nuevo Estatus reconozca a Euskadi la capacidad de organizar la Administración de Justicia

Publicado 13/06/2018 13:24:00CET

Propone mantener "el modelo descentralizado" e incorporar a los poderes locales "como un nivel institucional más"

BILBAO, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El PNV defiende que el nuevo Estatus reconozca a Euskadi la capacidad de organizar la Administración de Justicia, de forma que el País Vasco asuma la competencia en la materia, y que la Ertzaintza sea, "a todos los efectos, la Policía Judicial" en el territorio. Además, propone mantener "el modelo descentralizado" de la Comunidad Autónoma e incorporar a los poderes locales "como un nivel institucional más".

En su propuesta sobre el capítulo de los 'Poderes Públicos Vascos' para su inclusión en el nuevo Estatuto, recogido por Europa Press, el PNV asegura que el nuevo estatus "partirá del actual modelo de reparto competencial interno".

Este modelo, según la formación jeltzale, responde a "las pautas del federalismo cooperativo o de gobernanza multinivel", con espacios competenciales "compartidos" y foros de encuentro "que hagan efectivos los principios de colaboración y cooperación".

Para el PNV, se trata de un modelo "que encarna la singularidad foral" y que "caracteriza no sólo a las instituciones territoriales denominadas estrictamente forales", sino que "se predica igualmente tanto de las instituciones comunes del conjunto del sujeto político como de las instituciones municipales".

La propuesta precisa que la organización institucional "ad intra" estará integrada "por los tres niveles institucionales vascos", el común, el territorial y el municipal.

El texto articulado, puntualiza, "mantendrá el modelo descentralizado de arquitectura institucional esbozado en el Estatuto de Gernika y desarrollado por el ordenamiento jurídico vigente en los términos actuales" con la novedad de que "se procederá al reconocimiento y la inclusión, como un nivel institucional más, a los poderes locales". Además, "se regularán las plataformas de encuentro que permitan seguir avanzando hacia una comunidad más moderna, sostenible e igualitaria".

También mantendrán la consideración de instituciones comunes vascas tanto el Parlamento como el Gobierno Vasco y la figura de Lehendakari, como la Administración de Justicia. La Cámara autonómica, el Ejecutivo y el presidente del Gobierno mantendrán "su estructuración y regulación actuales". Además, la inviolabilidad del Parlamento y las de sus miembros por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo "se preservará especialmente".

En el ámbito judicial, afirma que se reconocerá a Euskadi la capacidad de "organizar la Administración de Justicia" en la Comunidad Autónoma, "como parte imprescindible de su potestad de autoorganización de conformidad con la tradición foral y la experiencia autonómica histórica".

De esta forma, Euskadi "asumirá la competencia en los términos y con el alcance señalado, con anterioridad, al abordar esta cuestión en el Título relativo al haber o fondo competencial". Además, la Ertzaintza "será a todos los efectos la Policía Judicial en el ámbito del territorio".

Por otra parte, precisa que las Juntas Generales y las Diputaciones serán "las instituciones forales privativas de cada territorio histórico, formando parte integrante de las instituciones vascas". "Gozarán de plena capacidad de autoorganización; gozarán de autonomía financiera, tributaria y presupuestaria y dispondrán de su propia Hacienda", puntualiza.

El texto del PNV defiende que el nuevo estatus político "reconocerá a las instituciones y gobiernos locales como parte del sistema institucional vasco, reconociéndose el papel desempeñado al constituir el nivel institucional y administrativo más cercano a la ciudadanía". En este sentido, indica que "se reconocerá a los Ayuntamientos vascos su autonomía política, orgánica y financiera".

Además, defiende que el texto articulado "incorporará los principios y los instrumentos de coordinación, convergencia y encuentro necesarios" para garantizar el "correcto funcionamiento" entre los tres niveles de gobierno y las competencias atribuidas a cada uno, "reforzándose los instrumentos de colaboración y coordinación existentes".

En el caso de que surjan conflictos competenciales entre las instituciones comunes de Euskadi y las instituciones de los Territorios, la Comisión Arbitral se encargará de su resolución.

Este órgano, de composición paritaria, estará formada por un número igual de representantes designados por el Gobierno Vasco y la diputación foral del Territorio interesado y estará presidido por quien presida, en ese momento, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV). El procedimiento a seguir será regulado mediante ley del Parlamento Vasco.

CONSEJO DE POLÍTICAS PÚBLICAS

El Consejo de Políticas Públicas Locales se mantendrá vigente "como órgano de coordinación, convergencia y encuentro, sin perjuicio de la posible creación de otros, de carácter complementario". Ello no afectará a "la garantía institucional de ninguno de los niveles de gobierno, ni la posibilidad de cada Territorio de mantener y desarrollar su propio espacio de Autogobierno y de implementación de políticas públicas".

El texto del PNV afirma que "el funcionamiento transparente de las administraciones públicas vascas, el derecho al buen gobierno y a la buena administración serán pilares de funcionamiento de las instituciones vascas". Esta se materializará "con un funcionamiento transparente, eficaz, y eficiente, con información y acceso a los registros públicos, y garantizando eficazmente la cooficialidad lingüística".

El texto articulado reconocerá "el derecho de la ciudadanía vasca a la participación en los asuntos públicos" ya que, según argumenta la formación jeltzale, "la participación ciudadana se encuentra en el núcleo mismo de la idea de democracia y debe ser eje garante del derecho a un buen gobierno y a una buena administración proclamado en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea".