E-Podemos propone que la sociedad valide el nuevo Estatuto en un proceso legal y pactado antes de enviarlo a las Cortes

Publicado 10/07/2018 14:46:25CET

Afirma que el objetivo es "validar que efectivamente es un acuerdo inclusivo" y no "la excusa para un choque de legitimidades de otros"

BILBAO, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Elkarrekin Podemos propone que se realice "un proceso de validación ciudadana" del texto del nuevo Estatuto vasco con carácter previo a su envío a las Cortes generales y sin carácter vinculante, con una fórmula "legal y pactada" y el fin de "unir, frente a dividir". En concreto, plantea que la validación se solicite al Gobierno central por una mayoría de dos tercios del Parlamento Vasco, que la participación ronde el 60% del censo y que haya "una mayoría cualificada favorable".

La formación ha elaborado un voto particular a la propuesta de 'consulta habilitante' pactada por PNV y EH Bildu en el seno de la Ponencia de Autogobierno del Parlamento vasco, que trabaja en la elaboración de un nuevo estatus para Euskadi. "PNV y Bildu plantean una consulta no para conocer la opinión de la ciudadanía o para la necesaria ratificación de los acuerdos políticos, sino para justificar un choque de legitimidades con otras instituciones", censura Elkarrekin Podemos en este documento, al que ha tenido acceso Europa Press.

Tras advertir de que no sería "admisible un nuevo fracaso" en la renovación del Estatuto vasco, advierte de que "la recientemente recobrada convivencia" exige "no ponerla en riesgo en un juego de maximalismos o de disputas entre partidos" y también "no dejar pasar la oportunidad de asentar esa convivencia alcanzando un pacto histórico por el amplio y transversal grado de acuerdo que concite".

Elkarrekin Podemos apela a "actuar con responsabilidad" a la hora de gestionar la pluralidad de la sociedad vasca, lo que "requiere no tensarla innecesariamente, no construir dinámicas de bloques que no se dan en la calle, no forzar debates en los que el objeto de discusión sea la propia pertenencia a nuestra comunidad".

A su entender, la respuesta al planteamiento de PNV y EH Bildu no puede ser "negar la palabra a la ciudadanía vasca", sino que "debemos dársela pero no para utilizarla en estrategias de parte, sino para asegurar que nuestra norma fundamental de convivencia es fruto de un acuerdo amplio, plural y transversal como lo es nuestra propia sociedad".

Por ello, frente a la 'consulta habilitante' de las dos formaciones nacionalistas, propone "un proceso de validación ciudadana" que someta "al examen de la ciudadanía los acuerdos" entre los partidos para que indique si "son suficientemente plurales".

El documento de Elkarrekin Podemos considera el autogobierno como "un doble pacto: interno entre la ciudadanía vasca y de esta con el resto del Estado" y, en este sentido, señala que los ciudadanos tienen que "tener la posibilidad de validar y ratificar ambas dimensiones".

De este modo, la propuesta de Elkarrekin Podemos prevé "dos momentos de participación" de la ciudadanía vasca. Uno de ellos sería el referéndum de ratificación del "pacto externo" al final del proceso, con "el mismo procedimiento que ya se utilizó en 1979 para la aprobación definitiva del Estatuto de Gernika". Según apunta, este referéndum tendría carácter vinculante y se convocaría sobre el texto que salga de las Cortes Generales.

El segundo consistiría en la "validación del pacto interno" para "validar la primera fase del pacto de autogobierno", con carácter previo a su envío a las Cortes Generales y sin carácter vinculante.

Para ello, plantea que esa validación sea solicitada al Gobierno central por una mayoría de dos tercios del Parlamento Vasco y añade que, para ser "eficaz políticamente, la participación debe ser igual o superior a la media de las últimas cinco elecciones autonómicas, lo que la situaría en torno al 60% del censo. Asimismo, considera que debe darse una mayoría cualificada favorable.

En este sentido, remarca que, "cuando una sociedad tan plural como la nuestra aborda sus normas de convivencia, requiere tanto de procedimientos consensuados como de mayorías reforzadas".

"El sentido de nuestra propuesta es claro, que la ciudadanía sea escuchada, al igual que el de las condiciones para la validación: evitar que la convivencia sea tensionada con mayorías de la mitad más uno. Esta fórmula disuade tanto de someter a validación propuestas inviables jurídicamente o que no sean transversales, como de tratar de desnaturalizar la propuesta de Estatuto en su tramitación en las Cortes", señala el voto particular.

DOS FORMAS MUY DIFERENTES DE CONSULTA

Elkarrekin Podemos subraya que su propuesta de convalidación ciudadana y la consulta habilitante que plantean PNV y EH Bildu son "dos formas muy diferentes de entender una consulta a la ciudadanía".

"En nuestra propuesta la ciudadanía vasca es ella misma la destinataria de la consulta, no el aval o la habilitación de terceros; lo hace para validar que efectivamente es un acuerdo inclusivo a la medida de su pluralidad, no es la excusa para un choque de legitimidades de otros; es la examinadora, no la examinada; y lo hace de forma legal y pactada, no en una clave de fractura social", precisa la formación, para la que "se dirimen dos formas de entender la consulta: unir frente a dividir".

Según explica, su propuesta supone que "la ciudadanía actúe en su propio nombre y derecho, validando o no, examinando el acuerdo de los partidos vascos, y que lo haga dilucidando si ese acuerdo está en consonancia con el cuidado que una sociedad plural como la nuestra exige para su convivencia".

En este sentido, considera, en relación a la propuesta de PNV y EH Bildu, "difícilmente admisible" que se convoque a los ciudadanos para "habilitar o avalar a un tercero que no está muy claro quién es a negociar en nombre de toda una sociedad en unos términos tampoco claros".

Por otro lado, señala que el propio nombre de la 'consulta habilitante' indica que se trata de "llamar a la ciudadanía a avalar la estrategia de un tercero, en este caso un choque de legitimidades entre partidos políticos, o en el peor de los casos entre instituciones".

Por su parte, Elkarrekin Podemos propone "la validación" como "el acto de hacer firme, de dar valor, por la ciudadanía vasca a un acuerdo de los propios partidos que la representan" y "hacerlo no para confrontarnos entre nosotras ni con otras instituciones, sino como el examen de que lo pactado entre los partidos tiene el respaldo social suficientemente plural para poder ser remitido a las Cortes Generales".

Finalmente, remarca que, al contrario de la consulta habilitante, su propuesta se convocaría "de forma legal y pactada, es decir, por petición de 2/3 partes del Parlamento Vasco al Gobierno central".

En este sentido, precisa que, "mientras no se modifique el actual marco legal, es preciso recordar la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional a cuenta del Estatut de Catalunya en relación con los límites en la convocatoria de consultas y referéndum por parte de las comunidades".

Contador