La Policía detiene a 44 personas de origen rumano en Castellón y Tarragona acusados de falsificar tarjetas de crédito

Actualizado 14/11/2007 12:49:35 CET

El fraude asciende a cantidades millonarias en compras en tiendas y por internet

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Policía ha detenido en Castellón y Tarragona a los 44 integrantes de una organización criminal dedicada a la falsificación de tarjetas de crédito para usarlas en establecimientos comerciales y compras por internet. Además se les acusa de falsificar documentos, realizar robos con fuerza, tráfico de estupefacientes, tráfico ilícito de vehículos, lesiones, extorsiones y secuestros, entre otros delitos.

En la operación policial, denominada 'Jurca', han participado más de 100 agentes de distintas unidades, se han practicado 23 registros, han sido desmantelados 6 talleres de falsificación de tarjetas y se han localizado dos domicilios en los que almacenaban y distribuían sustancias estupefacientes a pequeña escala.

La organización criminal, integrada en su mayoría por ciudadanos de origen rumano, estaba asentada en la zona del Delta del Ebro, concretamente en las provincias de Castellón y Tarragona.

Las investigaciones se iniciaron el pasado verano de 2006 por la sección de Medios de Pago de la UDEF Central, encargada de la investigación y coordinación a nivel policial de las actividades ilícitas relacionadas con los medios internacionales de pago, principalmente, sobre la falsificación de tarjetas de crédito, entre los que se incluyen el 'carding' y el 'skimming'.

BLANQUEO DE DINERO

La organización criminal desarticulada repartía las tareas entre sus miembros de forma ordenada y contaba con una fuerte disciplina interna. La red estaba además involucrada en la comisión de hechos delictivos de carácter grave, a veces a nivel internacional e incluso utilizaba la violencia e intimidación. Sus responsables realizaban otro tipo de actividades delictivas con el objetivo de blanquear el dinero obtenido y la intención de obtener una posición de poder o relevancia.

Esta operación policial ha actuado sobre todos los estamentos o niveles de la organización y se ha logrado detener al líder de la misma, sobre el que se sustentaban todas las actividades ilícitas cometidas por dicha organización.

La organización criminal contaba con una serie de proveedores de numeraciones en España, los cuales tenían contactos en el extranjero, tanto en Europa como en América, de personas que obtenían, por los más diversos medios, las numeraciones de las tarjetas de crédito clonadas a sus titulares en el país de origen, sin que, en la mayoría de las ocasiones, se detectara su duplicación hasta el momento en que se habían realizado numerosas operaciones fraudulentas.

Los proveedores de numeraciones asentados en España, contactaban a su vez, cuando no lo hacían ellos mismos, con personas que, mediante el uso de los dispositivos electrónicos e informáticos adecuados, operaban y materializaban las falsificaciones de las tarjetas de pago sobre los soportes adecuados que otorgaban una apariencia real a las tarjetas falsificadas.

PASADORES Y 'BLATS'

Una vez confeccionadas las tarjetas, éstas eran distribuidas entre varias personas que actuaban como 'pasadores', que eran las encargadas de darle un uso fraudulento mediante la realización de compras en establecimientos comerciales, a veces en connivencia con sus empleados, es decir, locales conocidos como 'blats'. En otras ocasiones procedían a la extracción de dinero en efectivo de cajeros automáticos o a utilizarlas en el pago de peajes de autopistas.

La trama criminal contaba además con una serie de 'receptadores', esto es, personas que se encargaban de recibir la mercancía obtenida ilícitamente para darle salida en el mercado por un precio sensiblemente inferior al habitual. En muchas ocasiones, estas personas recibían encargos sobre productos concretos, mientras que en otras ocasiones, eran estas personas las que se encargaban de contactar con posibles compradores.

El líder de la organización criminal realizaba sobre sus subordinados todo tipo de extorsiones, lesiones y secuestros, con la finalidad de recuperar deudas impagadas o, simplemente, por afianzar su autoridad hacia los demás. Esta persona había secuestrado y lesionado a miembros de la propia organización a través de otros individuos, ajenos a la red, que se encargaban de controlarles en todo momento y ajustarles las cuentas si era necesario.

La Policía se ha intervenido en la operación de seis lectores-grabadoras de tarjetas de crédito, cinco ordenadores portátiles, unas 2000 tarjetas falsificadas y soportes con banda magnética, además de cocaína y marihuana en pequeñas cantidades, mil euros en efectivo y numerosa documentación bancaria, un arma corta, cuatro vehículos de alta gama y una gran cantidad de teléfono móviles, ropa y otros efectos de valor.

Esta operación policial supone la clausura de una investigación de más de año y medio. Durante este periodo se han desarrollado otras actuaciones sobre organizaciones criminales directamente relacionadas con la actualmente desarticulada y que han conducido a este último dispositivo.

Durante el 2007 se ha detenido a otras 110 personas, se han desmantelado 12 talleres de falsificación de tarjetas de crédito, 2 talleres de falsificación de moneda, 2 talleres de falsificación documental y 1 laboratorio de sustancias estupefacientes, en las operaciones 'Cospel', 'Celda' y 'Potter' desarrolladas en la Costa del Sol, Castilla León y La Mancha y Madrid, respectivamente.

En la operación 'Jurca' se han detenido 3 personas en El Vendrell (Tarragona); 1 en en Ginestar (Tarragona); 7 en Camarles (Tarragona); 1 en Deltebre (Tarragona): 7 en Sant Carles de la Rápita (Tarragona); 17 en Alcanar (Tarragona); 4 en Vinarós (Tarragona) y 3 en Peñíscola (Tarragona).

Los domicilios registrados han sido uno en El Vendrell (Tarragona), otro en Gandesa (Tarragona), tres en Tortosa (Tarragona), quince en Amposta (Tarragona)y tres en Vinarós (Castellón de la Plana)

En el dispositivo policial han participado más de un centenar de funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal, el Grupo Operativo de Apoyo de la UDEF Central, el GRECO de Levante, las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Barcelona, Tarragona, Valencia y Castellón de la Plana, la Comisaría Local de Tortosa y agentes de los GOES.

Así mismo, se ha contado con la colaboración de los procesadores de tarjetas SERVIRED, CECA Y SISTEMA 4B en la detección y cuantificación del fraude que asciende a cantidades millonarias, quienes además han destacado la importancia de esta operación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies