Policía dice que los acusados del crimen de Castelldefels (Barcelona) sólo querían robar en la joyería, pero algo "salió mal"

Actualizado 10/06/2009 16:32:11 CET

BARCELONA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un inspector jefe de la Policía Nacional declaró hoy que los acusados del triple crimen de una familia de joyeros de Castelldefels (Barcelona) tenían la intención de robar en el establecimiento, pero que su plan "salió mal" al no contar con que el hijo del matrimonio también estaría allí.

La Fiscalía pide que se condene a Fernando S.M. y Juan Antonio S.H. a 78 y 66 años de prisión, respectivamente, por los tres asesinatos con alevosía y ensañamiento y un robo con violencia, así como a indemnizar al hijo y hermano de las víctimas con 100.000 euros por los daños morales y 5.876 euros más por los desperfectos ocasionados en la joyería. También pide 100.000 euros para los padres de la mujer y los tres hermanos del dueño.

Según la declaración del policía durante el tercer día de juicio con jurado en la Audiencia de Barcelona, el acusado Fernando S.M. estaba en en el taller de la joyería, situado en la planta superior del local, arreglando el aire acondicionado y, según el plan de ambos acusados, Juan Antonio S.H. tenía que entrar y robar en la joyería. No contaban con que el hijo del matrimonio estaría allí y saldría en defensa de sus padres.

Al escuchar los gritos de socorro de su madre, Carlos R.A. salió en su ayuda, ya que practicaba 'full contact' y otras artes marciales. Entonces, Fernando S.M. reaccionó agrediendo y matando a los tres integrantes de la familia, según la versión policial.

Fernando S.M. conocía al matrimonio, Maria Rosa A.G y José Luis R.G., ya que les había instalado el aire acondicionado y, según el policía, se decidió a matarles para evitar que pudieran denunciarle por los hechos.

Descartó que el robo lo hubiera cometido una tercera persona y que Fernando S.M. no tuviera nada que ver, porque, según señaló, éste huyó del lugar, "amenazó a un mosso" con un revólver simulado --que según los peritos era en realidad un mechero--, y se escondió en la caseta junto a Juan Antonio S.H. con la pistola y el cuchillo que presuntamente se usó para cometer el homicidio.

A pesar de que no todos los testigos observaron a dos personas salir de la joyería tras el crimen, el inspector jefe alegó que en cualquier caso, dichos testigos no descartaron que hubiera dos individuos, sino que algunos de ellos sólo vieron a uno, y en otros casos sí vieron a dos, pero ninguno vio a tres.

Una doctora que atendió a los dos acusados declaró que ambos estaban en plenas facultades y que no iban drogados ni estaban somnolientos. Según ella, las capacidades cognitivas de Fernando S.M. estaban en perfecto estado, aunque según el acusado le explicó, era consumidor habitual de cocaína --consumía entre cuatro y cinco gramos por día--, hachís --30 ó 40 porros al día--, además de ingerir alcohol y tranquilizantes.

Según la doctora, en el momento de la exploración Fernando S.M. no tenía el síndrome de abstinencia, "estaba tranquilo, era educado" y no tenía ninguna "merma de sus facultades".

Respecto a Juan Antonio S.H., según la doctora, estaba "consciente, orientado y tenía la mirada fría". "No se atrevía a contestar a mis preguntas porque estaba temeroso de poder meter la pata", puntualizó.

Los médicos forenses que realizaron la autopsia declararon que el padre, José Luis R.G., no se defendió del ataque y que murió de una puñalada en el tórax que le atravesó el corazón y el pulmón. Su mujer, que sí tenía heridas por haberse defendido, falleció de una herida de arma blanca que le perforó el corazón y un pulmón. Su hijo también murió de una herida en el tórax y mostraba heridas de defensa.

El forense confirmó, tras observar el cuchillo durante el juicio, que las heridas pueden corresponder a esta arma que presuntamente se usó en el crimen, y explicaron que el tipo de heridas de las víctimas era "directas", seguían un "patrón organizado" y estaba dirigidas a zonas vitales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies