El PP augura elecciones anticipadas en la Comunidad Valenciana en "un plazo no superior a dos años"

 

El PP augura elecciones anticipadas en la Comunidad Valenciana en "un plazo no superior a dos años"

Actualizado 06/10/2015 13:40:51 CET

Sobre la futura Agencia Antifraude: "Da la sensación de que se están creando tribunales de la inquisición para la revisión del pasado"

VALENCIA, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha augurado este martes que la Comunidad tendrá elecciones anticipadas "en un plazo no superior a dos años" a la vista de "cómo están las cosas" y "todos los problemas visibles o invisibles del nuevo gobierno". Además, ha agregado, si los órganos del partido y los militantes así lo deciden, ella está dispuesta a encabezar la candidatura 'popular' y se ha mostrado convencida de que el PP "ganará y volverá a la Generalitat".

Así lo ha aventurado Bonig durante su conferencia en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, en la que ha sido presentada por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y a la que han asistido, entre otros, el presidente de las Corts, Enric Morera; el conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz; el expresidente del PPCV y la Generalitat Alberto Fabra o la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

En su intervención, ha indicado que frente a aquellos que pensaban que tras las elecciones de mayo el PPCV estaría "desangrándose" en "luchas cainitas", el partido está "vivo" y durante los próximos dos años trabajará para construir un proyecto "potente, que sume, con ambición y que una a los valencianos". Preguntada respecto a las listas para las generales, ha dicho que el partido "no está en ese tema" por ahora pero quien las encabece será "gente preparada y combativa".

Bonig ha mostrado sus dudas respecto a si el actual Consell "está preparado para gobernar" y asumir que ya "no está detrás de las pancartas". Tras recalcado su creencia en la alternancia política, ha apuntado que esta supone "contraponer proyectos" y sacar adelante iniciativas, pero ha lamentado que cuando un gobierno sólo tiene como objetivo "destruir el pasado" no representa esa alternancia, sino "revanchismo" y "ninguna sociedad se puede construir sobre la base del odio" porque "quien le echa las culpas al pasado renuncia al futuro".

Bonig ha asegurado que cuando mira hacia la bancada de enfrente en las Corts no ve "un gobierno sólido, con liderazgo fuerte, capaz de estar a la altura", sino un "guirigay, una orgía de sillones". "No veo al presidente (Ximo) Puig con la capacidad suficiente para controlar el gobierno", ha dicho, al tiempo que ha alertado de que "el dinero va donde le ofrecen seguridad" y si no se proporciona puede ser "letal" para las inversiones.

La dirigente 'popular' ha dejado claro que "asume" los "grandes avances" conseguidos por los ejecutivos de Eduardo Zaplana, Francisco Camps y Alberto Fabra, y ha apuntado que eso no significa "no reconocer errores", por los que el partido ha pedido perdón "con humildad". "Hay cosas que no se han hecho bien", ha admitido, al tiempo que ha recordado que las equivocaciones "nos recuerdan que somos seres humanos" y lo importante es aprender para que no se vuelvan a producir.

En este sentido, ha reiterado que el compromiso de su partido "con el buen gobierno, la transparencia y por acabar con la corrupción es absoluto". "Quien diga voy a acabar con la corrupción está mintiendo; la corrupción existe desde que empezó el mundo. El problema es que haya los resortes suficientes para reaccionar frente a la corrupción", ha dicho.

Así, ha mostrado su preocupación por "todas esas agencias que se van a crear" en este sentido y ha recordado que ya existen órganos como la Sindicatura de Cuentas, la Intervención o la Abogacía de la Generalitat. "Da la sensación de que se están creando tribunales de la inquisición para la revisión del pasado", ha criticado.

"HIPOTECA DE LAS ANSIAS"

En materia de financiación, y con motivo del pleno monográfico sobre esta cuestión que acogen hoy las Corts, se ha remontado al que considera el "pecado original" que hace que la Comunitat sea una de las más endeudadas ya desde los años 90: "la mala gestión de las competencias que fueron transferidas" cuando el socialista Joan Lerma era presidente y Ximo Puig su jefe de gabinete.

Así, ha indicado que ambos "como adanes mordieron la manzana envenenada de Eva, que fue aceptar el traspaso de competencias sin la correspondiente dotación económica", por lo que los valencianos están ahora "pagando la hipoteca de las ansias de país de la izquierda de ayer".

En todo caso, Bonig ha recordado el compromiso del Gobierno de reformar la próxima legislatura el modelo de financiación aprobado en 2009 por el PSOE y por el que los socialistas deben "responder".

"CONSENSOS VACÍOS"

Durante su intervención, Bonig ha criticado los "consensos vacíos" como el Pacto del Botánico, que contiene "mucha declaración de voluntad" pero en realidad "lo que ha supuesto es el reparto del poder entre el PSOE, nacionalistas y populistas".

También ha dedicado una parte del discurso a la educación y la sanidad pública, respecto a la cual ha dicho que frente al "sectarismo político" el PP apuesta y apostará por la colaboración público-privada, en sanidad y otros ámbitos, que representa el 'modelo Alzira' dado que "nueve de cada diez" usuarios lo valoran de forma positiva.

Según ha dicho, le parece "mentira" que la izquierda siga defendiendo "permanentemente la iniciativa pública" porque sin la privada "no hay actividad económica, social" y "el muro de Berlín cayó hace 25 años" e incluso entonces "la gente no corría del oeste al este", sino "del socialismo real a la libertad".

Ha destacado que el PP cree "en la libertad y en la dignidad de las personas, en la vida, en la igualdad de todos, en la propiedad privada, en la libertad de mercado" o en la igualdad de oportunidades, "siempre de salida, no de llegada" y eso "no significa que no haya que ayudar a la gente que más lo necesita", sino que no hay que caer en el "café para todos".

"CENTRISMO SIN CONTENIDO"

Bonig también se ha referido a las opciones políticas que se lanzan a "defender la centralidad como náufragos" y "no importa si son nuevos, viejos, populistas, nacionalistas..." pero sólo la ven como "mero punto de equidistancia entre una posición y otra". A su juicio, ese "relativismo puro" es "uno de los males de nuestra sociedad" porque "no creen en nada".

En ese sentido ha citado a Ciudadanos, del que ha dicho se inscribe en el "centrismo sin contenido, equidistancia para ver lo que pueden arañar".

SENYERA

Por último, al ser preguntada por la prohibición a algunos concejales por parte de sus formaciones de asistir a procesiones religiosas, Bonig ha dicho que le parece "mentira que pasen estas cosas" y ha indicado que en Meliana o Puçol han presentado denuncias ante la Fiscalía.

Asimismo, respecto al hecho de que la Real Senyera no vaya a entrar en la Catedral de Valencia para el Tedeum el 9 d'Octubre, ha dicho que es un ejemplo de cómo "destruir el pasado" y "enfrentar" a la gente con algo que "es tradición. "Cuando el PP vuelva a la Generalitat, la Senyera volverá a entrar", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies