El PP niega malestar entre sus 'barones' por el Concierto vasco y dice que hay reivindicación de mejorar su financiación

Publicado 04/12/2017 14:38:53CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha rechazado este lunes que el acuerdo sobre el Concierto y el Cupo vasco haya causado malestar entre los dirigentes territoriales del partido y ha asegurado que sólo existe la "reivindicación" compartida de la necesidad de mejorar el actual modelo de financiación autonómica.

"No ha habido ninguna crítica por parte presidentes autonómicos sino reivindicación de que tenemos que sentarnos a mejorar", ha asegurado recordando que el PP ya rechazó el actual sistema de financiación cuando fue aprobado por el Gobierno del PSOE y ahora quiere reformarlo con consenso de todas las autonomías y partidos.

A su juicio, se trata de un asunto "urgente e importante" porque de él derivan "muchas" de las actuales tensiones territoriales. Pero debe hacerse garantizando que sea un modelo "justo", que garantice la solidaridad interterritorial y que dote de buena financiación tanto a las comunidades con mayor población como a aquellas con otras necesidades debido al envejecimiento o la dispersión poblacional.

En este punto, no ha querido valorar la propuesta lanzada este mismo lunes por el 'lehendakari', Iñigo Urkullu, de usar el modelo vasco como "referencia" para avanzar hacia un nuevo modelo de financiación "descentralizado" y se ha limitado a recordar que el Concierto y el Cupo son dos mecanismos previstos en la Constitución.

En este sentido, sí ha celebrado que el 'lehendakari' reafirme su apuesta por esta vía constitucional y se aleje de las derivas independentistas de Cataluña. "Va en la línea de lo que dice la Constitución", ha subrayado Casado.

A su juicio, la fórmula para reformar el modelo de financiación autonómica quedó clara en la última Conferencia de Presidentes en la que se creó una comisión de estudio que, según ha defendido, debe proponer un sistema "integrador, inclusivo y que tenga buen desarrollo", como cree que ya existía en el modelo del año 2002.

Esto mismo es lo que ha insistido que defienden dirigentes del PP como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, o el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Y todo ello debe hacerse con "lealtad entre las autonomías y el Estado", lo que cree que le ha faltado a la Generalitat o a quienes proponen modelos de bilateralidad.

Precisamente, el Comité de Dirección del PP ha repasado este lunes la agenda para la campaña electoral de Cataluña y la "recurrente y entusiasta" presencia de la dirección nacional en ella. Y Casado ha aprovechado para pedir "'senny', paz y concordia" y dejar al margen acciones "violentas" como los muñecos colgados de un puente la pasada semana con las siglas de PP, PSC y Ciudadanos.