PP pide la retirada de "la nueva Constitución nacionalista para Euskadi" pactada entre PNV y EH Bildu

Alfonso Alonso y Borja Sémper registran el voto particular
PP PARLAMENTO VASCO
Publicado 16/07/2018 13:55:54CET

Afirma que es "una propuesta electoral de tensionamiento para el año que viene" que se presenta ante "un Gobierno débil en España"

VITORIA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El PP vasco ha presentado este lunes en el Parlamento Vasco un voto particular a las bases del nuevo estatus político para Euskadi pactado entre PNV y EH Bildu para pedir su retirada, al tratarse de una "nueva Constitución nacionalista para Euskadi" que es "ilegal y antidemocrática". Además, cree que existe una "confluencia" entre los nacionalismos catalán y vasco en lo que considera "una doble ofensiva contra los marcos de convivencia" en España.

Alonso ha registrado este lunes, junto al portavoz parlamentario de los populares vascos, Borja Sémper, el voto particular elaborado por su partido contra las bases de la reforma del Estatuto de Gernika consensuadas entre jeltzales y la coalición soberanista.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, los dirigentes del PP vasco han pedido la retirada de este texto "por estar fuera de la legalidad". A su juicio, éste "trasciende la dimensión bilateral que correspondería a una modificación estatutaria", al proponer un nuevo estatus político, un nuevo tipo de relación entre la Comunidad Autónoma Vasca y el Estado español, que obvia interesadamente el marco constitucional y olvida que España está constituida por otras 16 comunidades autónomas o forales".

Alfonso Alonso ha afirmado que se trata de "una propuesta electoral de tensionamiento para el año que viene", en el que se celebrarán los comicios municipales y forales, "y se produce con un Gobierno débil en España para ver si pueden sacar algo". "Pedimos que se renuncie a este viaje a ninguna parte y desde el PP Vasco haremos todo lo posible para que no salga adelante", ha aseverado.

En este sentido, ha criticado que la ponencia de autogobierno de la Cámara vasca "ha estado seis años mareando la perdiz, hasta la decisión de apretar ahora el acelerador". "El PNV asume las tesis más radicales de Bildu planteando un conflicto jurídico y político con España. Es la liquidación del Estatuto de Gernika", ha apuntado.

Tras señalar que este planteamiento "no cabe en el ordenamiento jurídico ni en la previsión constitucional", cree que "hay una confluencia entre el nacionalismo vasco y el nacionalismo catalán". "Se produce una doble ofensiva contra nuestros marcos de convivencia. Es ilegal, antidemocrática y divide a la sociedad", ha señalado, para subrayar que supone "una ruptura del sistema constitucional, al que irónicamente se invita a participar en su propia destrucción".

El voto particular de los populares vascos destaca, en sus 23 folios y siete apartados, el "rotundo fracaso" de los objetivos de la Ponencia de Autogobierno de lograr "el máximo consenso entre diferentes y respetar el ordenamiento jurídico".

CONSTITUCIÓN NACIONALISTA

Además, critica el contenido "fuera del ordenamiento jurídico" de las bases acordadas por los grupos independentistas, que "no han trabajado para reformar el Estatuto, sino para configurar 'ex novo' un llamado nuevo estatus jurídico-político, una constitución nacionalista".

"Estamos ante el riesgo de liquidación de la autonomía y su sustitución por una figura institucional indeterminada cuya base es el reconocimiento del pueblo vasco como sujeto soberano, con derecho de secesión del conjunto de España", añade. Por ello, subraya que "el planteamiento soberanista en sí mismo introduce una quiebra, una ruptura con el sistema constitucional".

El PP vasco lamenta que la propuesta refleje "en exclusiva una visión nacional-independentista" y pide renunciar a la vía unilateral "que representa el derecho de autodeterminación", algo que, según la doctrina del Tribunal Constitucional, "no forma parte del contenido del autogobierno de las Comunidades autónomas porque la autonomía no es igual a soberanía".

"El derecho de autodeterminación es siempre una vía unilateral, que no es posible pactar en un Estado democrático, en la medida que supondría privar de sus derechos políticos a una mayoría de ciudadanos", afirma.

La formación popular reprocha que PNV y Bildu hayan renunciado a buscar el "consenso necesario" en aprobación de una norma "de semejante rango y trascendencia" y, por tanto, "a incluir a una parte de la sociedad vasca, que ni es ni se siente nacionalista".

Además, se pregunta cómo pretendan que los cinco expertos juristas a los que se encomendará la redacción de un texto articulado, "siendo fieles a lo marcado por las bases, puedan acometer semejante tarea con éxito, adecuándose a la Ley y obviando a una parte sustancial de la Cámara vasca y de los vascos".

El PP destaca que la propuesta de reforma del Estatuto modifica aspectos "que afectan directamente a la Constitución o que pertenecen al ámbito de la normativa básica estatal e incluso al derecho comunitario". "El reconocimiento de otro sujeto político distinto del pueblo español, titular de un derecho equivalente a la soberanía, resulta imposible sin una reforma previa de la Constitución vigente", indica.

De esta forma, pone de manifiesto que "constitucional y legalmente no existe más que sujeto jurídico-político titular de la soberanía que el pueblo español en su conjunto". Asimismo, explica que el reconocimiento que de los derechos históricos hace la Disposición Adicional Primera de la Constitución no significa "que la autonomía vasca se fundamente en un título diferente a la Constitución". "No es la historia, sino el poder constituyente el que otorga validez y vigencia a los derechos históricos", asegura.

Como consecuencia de la "interesada y errónea interpretación otorgada al reconocimiento constitucional de los derechos históricos", según manifiesta, se reclama el reconocimiento de la "identidad nacional del Pueblo Vasco". "No puede afirmarse, en el sentido jurídico, que el pueblo vasco sea nación, porque no tiene cabida en nuestro texto constitucional", insiste.

En cuanto al "principio democrático" como "fuente del nuevo haber competencial" al que aluden PNV y EH Bildu, el PP alega que "el primer principio democrático es respetar el ordenamiento jurídico, la Constitución, que es el fundamento del autogobierno en Euskadi".

"El planteamiento que se hace en las bases del 'derecho a decidir' como una especie de derecho natural, histórico o inherente al principio democrático, cuya existencia no puede negarse y se sostiene en el derecho internacional, es una tergiversación de la realidad. No hay ningún sistema democrático en el mundo mínimamente relevante que acoja ese derecho a decidir en los términos planteados", reitera.

LEY DE TERRITORIOS HISTÓRICOS

Los populares proponen un nuevo reparto competencial interno que redistribuya el poder entre el Gobierno Vasco, los Territorios Históricos y municipios, "clarificando competencias y eliminando duplicidades", consecuencia del "proceso centralizador" impulsado por los distintos Ejecutivos autonómicos "menoscabando la foralidad".

"Conviene una profunda reforma de la LTH para dotar de más autonomía competencial y recursos tanto a las Diputaciones Forales como a los ayuntamientos", reclaman.

El PP valora el "papel vertebrador" del Estatuto de Gernika y reivindica su vigencia, "que ha permitido al País Vasco conseguir las mayores cotas de desarrollo, bienestar y autogobierno de su historia". Además, destaca el respaldo que suscita entre los propios ciudadanos que, según el último Euskobarómetro, sitúa en un 81% el porcentaje de vascos que se muestra satisfecho con el Estatuto "y cuyo apoyo ha crecido en 27 puntos durante los trabajos de la ponencia".

Por último, advierte de que "abrir un escenario de incertidumbre pondría en riesgo la recuperación económica, la estabilidad institucional y la convivencia" en Euskadi. Por ello, alerta de "las consecuencias muy negativas de sumir a los vascos en un proceso de incertidumbre y un choque político de imposible resolución".