La presidenta de Juntas de Guipúzcoa condena y muestra su "indignación" por la quema del autobús en San Sebastián

Actualizado 20/06/2009 14:11:52 CET

SAN SEBASTIÁN, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de las Juntas Generales de Guipúzcoa, Rafaela Romero, manifestó hoy su "condena e indignación" por el nuevo "ataque violento del entorno etarra", la quema de un autobús en San Sebastián, que se ha producido apenas horas después del asesinato de un "servidor público", Eduardo Puelles en Vizcaya.

En un comunicado, Romero lamentó que "no contentos con matar a ciudadanos quemándolos vivos, después han vuelto a quemar bienes públicos, poniendo en riesgo la vida de otros ciudadanos e intentando provocar el mayor daño posible".

La presidenta del Parlamento foral guipuzcoano consideró que ETA "no tiene más objetivo que provocar cuantas más muertes de personas pueda y hacerlo causándoles el mayor dolor" y remarcó que "muerte, destrucción y caos son los apellidos de ETA, su entorno y aquellos que desde su miserable silencio les alientan a continuar".

Romero quiso mostrar su preocupación y apoyo a los vecinos del barrio de Bidebieta y al Ayuntamiento de la capital guipuzcoana, al tiempo que transmitió también su solidaridad y apoyo a los trabajadores de la compañía de autobuses públicos y a todos los vecinos "a los que los descerebrados de ETA les han privado de su vehículo, quemándolo junto al autobús público".

Finalmente, reiteró su "fe en la fuerza y la voluntad de paz de la sociedad vasca", su "confianza" en la acción policial y judicial y su creencia de que, "desde los instrumentos de derecho vamos a poder con la violencia absurda, gratuita y terrorífica de ETA, porque les queremos donde están los delincuentes, en la cárcel, y les deseamos fuera de nuestra convivencia democrática".