El presidente de la Udalbiltza ilegalizada dice que tras el atentado de Barajas siguen en contacto con la del PNV y EA

Actualizado 22/01/2007 15:57:13 CET

SAN SEBASTIAN, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Udalbiltza de la izquierda abertzale, Loren Arkotxa, señaló hoy que los contactos con la Udalbiltza de PNV y EA se mantienen tras el atentado de Barajas, porque "como institución nacional tiene la perspectiva a largo, y de no ser arrastrado por momentos emocionales hacia un lado o hacia otro".

El presidente de Udalbiltza realizó estas declaraciones en San Sebastián, en la presentación de un informe sobre los derechos humanos, al ser preguntado sobre si ambas asambleas de electos mantienen los contactos tras el atentado de Barajas.

Arkotxa, que compareció junto al ex alcalde de Tolosa Antton Izagirre, explicó que "las dos expresiones de Udalbiltza continúan en esa línea de reunirse" y mantendrán un encuentro próximamente.

En este sentido, señaló que Udalbiltza es "sensible" a los posicionamiento de los diferentes partidos políticos ante "los acontecimientos que han sucedido y que puedan suceder en el futuro", pero defendió que, "como tal institución nacional, tiene que tener y tiene la perspectiva hacia largo y de no ser arrastrado por momentos emocionales hacia un lado o hacia otro".

"Udalbiltza nació con criterio de futuro y para el futuro, trabajando desde el presente y, por lo tanto, seguimos en la misma línea que estábamos hace tres, cuatro, cinco, seis meses o hace siete años, cuando se fundó", agregó.

VIOLACION DE DERECHOS

Por otro lado, Arkotxa e Izagirre dieron a conocer un informe elaborado por Udalbiltza sobre "la violación de derechos", y que fue aprobado en la Asamblea General que celebró el pasado 13 de enero en la localidad vasco-francesa de San Juan de Luz. El trabajo ha sido presentado a agentes políticos y sociales para que aporten sus "sugerencias".

Además, Udalbiltza creará en febrero una "dirección para la defensa de los derechos de Euskal Herria" compuesta por 12 personas que "trabajan en distintos ámbitos de los derechos", y que será coordinada por un responsable de la asamblea de electos.

Esa dirección extenderá el contenido del informe, lo actualizará al menos cada dos años y hará partícipes de sus recomendaciones a los diferentes agentes políticos, económicos e instituciones sociales relacionados con la "resolución del conflicto". El objetivo es crear "los mecanismos para superar esta situación de vulneración de derechos con el objetivo de superar" el mismo.

El informe señala que, como "como consecuencia del conflicto político, la sociedad vasca se ve afectada por la violencia política", y defiende que "la paz se construirá sobre una base que garantice todos los derechos, sin marginar a nadie, e impulsando la dignidad y el desarrollo libre de toda la sociedad". "Y hablamos de todos los derechos, sin diferir unos de otros; derechos para todos, en igualdad de condiciones, sin exclusiones", matiza.

El trabajo denuncia la vulneración del derecho a la "autodeterminación, nacionalidad y territorialidad", así como la violación de "derechos civiles y políticos, de la mujer, lingüísticos, educativos, sociales y sobre la gestión del medio ambiental".

En sus conclusiones provisionales, defiende que, "para garantizar todos los derechos a todas las personas en el conjunto de Euskal Herria, es necesario fijar la igualdad de status que reconozca y defina los derechos para el conjunto de la población". Además, dice que hay que "implementar los recursos que posibiliten la garantía de los derechos, para ir paso a paso definiendo un corpus jurídico efectivo para el conjunto de Euskal Herria".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies