Ibarra apuesta por Gómez frente a una Aguirre que pone el foco en el "Madrid cañí, cutre y casposo"

Juan Carlos Rodríguez Ibarra
EP
Actualizado 19/09/2010 18:04:49 CET

"Si no hay despido libre es porque Zapatero lo ha impedido y los sindicatos también"

ALCORCÓN, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha acusado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de poner el foco en el "Madrid cañí, cutre y casposo" y ha asegurado que el secretario general del PSM, Tomás Gómez, es la persona capaz de devolver el protagonismo a ese otro Madrid moderno e innovador.

Ibarra, que ha subrayado que ha venido hasta Alcorcón a apoyar a Gómez porque él es quien se lo ha pedido, se ha decantado por éste porque "tiene ganas" y es "la única persona" que le ha llamado para preguntarle cómo hacía las cosas en Extremadura en los últimos tres años para aplicarlo en Madrid.

Además, ha destacado que Gómez entiende la necesidad de hacer las cosas frente a la crisis de manera diferente, desde las nuevas tecnologías y la sociedad del conocimiento.

El ex presidente extremeño, que ha señalado que está muy orgulloso de su partido aunque en algunas ocasiones le defraude, ha pedido a los militantes que apoyen a Gómez, pero también, implícitamente, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"En el partido no hay más que un dueño: vosotros y yo, yo y vosotros. Tan leal es estar con uno como otro. Nadie quiere al partido nadie más que nosotros, le hemos entregado nuestra vida y defendamos no sólo a Tomás, salgamos a la calle a explicar algunas cosas que parece que no quedan claras", ha pedido Ibarra, para añadir que esas cuestiones son que "si no hay despido libre es porque Zapatero lo ha impedido y los sindicatos también" porque la derecha empresarial lo reclamaba, ha recordado.

"¿Quién no ha defraudado alguna vez a sus padres, a su mujer, a sus amigos? Y no por eso vas por la calle diciendo ya no quiero a mi hija, a mi pareja, a mis amigos. Me defrauda algunas veces Sabina pero he pagado 32 euros para ir a verle a un concierto y no me voy a comprar a la tienda un disco de la Pantoja", ha añadido.

"Yo sigo siendo socialista hasta que me muera, porque éste es el partido en el que creo. Apoyo a Tomás Gómez porque se ha acordado de mi y me ha llamado. ¡Estaría bueno que los que no son del partido estuvieran todo el día hablando y los que somos del partido tuviésemos que estar callados!", ha exclamado.

Ibarra ve en Gómez a una persona que sabe lo que necesita Madrid. "Hay que focalizar, meter luz sobre esa parte importante de la sociedad madrileña que está ahí invisible esperando a que alguien les descubra, a que alguien les dé luz y les permita emerger para un proyecto de progreso y modernidad frente al Madrid cutre y los madrileños 'de toda la vida'. Yo creo que hay que apostar por el madrileño de hoy, el hombre y la mujer de hoy que están intentar dar a esta sociedad un futuro que algunos no acaban de ver y que Tomás ha visto", ha manifestado.

"Todo está cambiando pero seguimos haciendo lo mismo de siempre. No hay cosa más parecida al siglo XIX que la educación de hoy. Los chicos son digitales pero cuando llegan en la escuela son analógicos. Les atan la digitalización a la espalda. No hay derecho que los jóvenes se estén rompiendo la muñeca y aprendiendo cosas que no quieren", ha indicado Ibarra.

"Esto es lo que representa Tomás. Me apasiona su idea de Madrid y porque entiende muy bien que la sociedad que está en crisis necesita unas oportunidades, que los cutres, antiguos, casposos como Aguirre no van a entender en la vida. Ellos ven a internet como una cosa peligrosa, pornográfica,... ellos sabrán por qué", ha añadido.

Para Ibarra, desde fuera se ve que el foco que Esperanza Aguirre tiene centralizado en Madrid está sobre una "parte pequeña, la España cañí, el Madrid cañí de Rouco Varela, la Cope y Jimenez Los Santos. Anoche vi que Aguirre decía que a Zapatero no le gusta Madrid porque no va a San Isidro. Ése es el Madrid que ella centraliza: el Madrid cutre, casposo. el Madrid de toda la vida", ha asegurado.

A su juicio, ésa es la diferencia entre Madrid y Barcelona, pues "aparentemente la modernidad está en Barcelona porque ponen el foco en la parte más moderna, innovadora, y sin embargo Barcelona parece, pero Madrid lo es, el crecimiento Madrid va más lejos, pero la imagen de innovadora la tiene Barcelona".

CRISIS Y ENFERMOS

Por otra parte, Ibarra hizo su análisis sobre la crisis sobre la que dijo que parece que España en una sala de espera de un hospital. "Llevamos 3 años esperando a la espera de noticias del enfermo comatoso. Un día nos dicen que parece que ha movido una ceja, otro que no tiene mala pinta... pues yo creo que se muere. Y aquí estamos todos, esperando 3 años, y nos dicen cosas como: 'salimos pero lo peor está por llegar'. ¿Qué significa eso? Algunos dicen que las cosas irían mejor si echáramos a los médicos y pusiéramos a otros, pero no es verdad, el enfermo seguiría ahí", ha argumentado.

Así, sin citar al Partido Popular, pero con toda la intención, el histórico barón extremeño ha señalado que él no se fiaría de un médico que pretende aplicar hoy tratamientos del pasado. "La mayoría dicen que el enfermo ya pasó esto hace 15 años y entonces, con sus recetas, sanó, pero yo no seguiría el tratamiento de un médico que quiere aplicar un tratamiento de hace 25 años porque las cosas han cambiado", ha especificado.

Ibarra ha defendido dar una respuesta que no se parezca en nada a todo lo anterior. "Esto ha cambiado, continuar por el camino de siempre nos lleva al fracaso de siempre. Hay que buscar un camino nuevo, hay una sociedad invisible que está innovando, que busca el futuro de otra forma. Un albañil en paro le damos un dinero pero pensión no va a tener. Hay que buscar el camino flexible, el del riesgo, intentarlo, caerse para volver a levantarse. No podemos estar de brazos cruzados esperando a que aparezcan los famosos brotes verdes, porque no van a llegar", ha mantenido.

En este sentido, ha reivindicado la sociedad del conocimiento y su uso en la educación pero también como una forma de salir de la crisis. En este sentido ha arremetido contra los que ponen límites a las descargas por internet y ha recordado que él no va a pagar un CD con 18 canciones a 22 euros porque no le "da la gana". "Yo no soy pirata, es ofensivo que nos llamen piratas desde el gobierno desde la Sociedad de autores, porque la información está en la red y porque el

sueño de los socialistas es la información para todos, la cultura para todos", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies